LÓGICA DE LA GUERRA / SABOTEAR LA GUERRA, DESENCADENAR LA INTERNACIONAL

Lógica de la guerra

El campismo. Durante la Primera Guerra Mundial, si la terrible postura de Kropotkin a favor de la victoria de una parte de los Estados beligerantes y en nombre de la esperanza de la propia emancipación se hizo famosa, es sin duda porque encarnaba la quiebra siempre posible del internacionalismo y del antimilitarismo, a pesar de las respuestas recibidas de otros anarquistas. Ni siquiera era una posición campista original, ya que los principales partidos socialistas y sindicatos obreros de la época ya habían cedido a las sirenas de la Unión Nacional alineándose detrás de su propio Estado belicista. Aunque sería absurdo olvidar que algunos anarquistas a veces vacilaron contra el muro, incluso en otro tipo de situaciones como las guerras civiles (recordemos el dilema «guerra o revolución» decidido a favor de la primera por la dirección de la CNT española), sería ir demasiado rápido recordar sólo eso.

En el transcurso de las guerras que han salpicado el último siglo, y en las que los camaradas se han visto envueltos, es también contra ellos que se han puesto en práctica un buen número de intervenciones subversivas, según el lugar donde se encontraran, como la de constituir grupos de combate autónomos (generalmente descentralizados y coordinados), crear redes de apoyo a los desertores de ambos bandos, sabotear el aparato militar-industrial detrás de los frentes, socavar la movilización de las mentes y la unidad nacional, exacerbar el descontento y el derrotismo intentando transformar estas guerras por la patria en insurrecciones por la libertad. Se nos puede decir que las condiciones han cambiado desde aquellos experimentos, pero desde luego no hasta el punto de que no podamos recurrir a este arsenal si queremos intervenir en las hostilidades, es decir, partiendo de nuestras propias ideas y proyecciones, en lugar de partir para apoyar el mal menor del bando y los intereses de un Estado contra otro. Porque si estamos en contra de la paz de los mercados, de la paz de la autoridad, de la paz del embrutecimiento y de la servidumbre, evidentemente también estamos en contra de la guerra. Porque la paz y la guerra son en realidad dos términos que cubren la misma continuidad de la explotación capitalista y la dominación estatal.

La energía. Entre las diferentes series de sanciones grandilocuentes tomadas por los Estados occidentales para golpear a su homólogo ruso tanto en la cabeza como en la base, todo el mundo habrá podido notar los pequeños juegos de duplicidad bien entendidos. Entre las principales excepciones a estas sanciones (ahora en su cuarta ronda) están las exportaciones rusas de materias primas energéticas (petróleo y gas) y minerales. Y es una suerte, ya que Rusia produce el 40% del paladio y el 25% del titanio del mundo, además de ser el segundo productor mundial de aluminio y gas, así como el tercero de níquel y petróleo. Todos estos materiales se han disparado en su precio desde el inicio de la invasión del territorio ucraniano, proporcionando a Rusia más dinero… que es proporcionado en gran parte por los poderosos de los mismos países que constantemente claman en términos humanistas sobre la situación actual. Por ejemplo, desde el comienzo de esta guerra, la Unión Europea ha estado pagando a Rusia más de 400 millones de dólares al día por su gas y casi 280 millones por su petróleo, cobrados directamente a través de los dos bancos que se salvaron de las sanciones financieras (¡y con razón!), a saber, Sberbank y Gazprombank. Y omitimos las cantidades gigantescas para todo lo demás, que es indispensable para la industria automovilística occidental (paladio), su aeronáutica y defensa (titanio) o las baterías eléctricas (níquel).

Cuando se dice que la guerra empieza aquí, a menudo suena como un refrito de un viejo eslogan ideológico del siglo pasado, pero si alguien preguntara hoy quién financia realmente el ataque ruso, podría recurrir exactamente a los mismos que financian al otro bando, es decir, la defensa ucraniana: Esto incluye el sistema tecno-industrial de los estados occidentales, que no va a dejar de funcionar a toda velocidad por tan poco, dado que la guerra, la masacre y la devastación del planeta son ya parte intrínseca de su funcionamiento.

Irónicamente, hay varios intereses que los dos estados enfrentados se cuidan de no desgarrar en esta guerra asesina, para no perjudicar a sus financiadores occidentales comunes: los dos enormes oleoductos de la Hermandad y de la Soyuz de Rusia, que atraviesan todo el territorio de Ucrania, antes de ser redirigidos a Alemania e Italia. De la misma manera que ninguno de los dos beligerantes desea tocar otros objetivos tan sensibles para su economía nacional como vitales para la industria aeronáutica de defensa europea (especialmente Airbus y Safran), como la fábrica de titanio del grupo VSMPO-Avisma situada en la ciudad de Nikopol, todavía controlada por Ucrania, y que sin embargo es propiedad directa del principal exportador del complejo militar-industrial ruso, Rosoboronexport. Lo que podría parecer una paradoja es en realidad una amarga ilustración de una de las características de las guerras interestatales: aunque se desencadenen descaradamente por el odio nacionalista, religioso o étnico, rara vez son los poderosos los que pagan el precio -siendo obviamente capaces de ponerse de acuerdo entre ellos si es necesario- sino las poblaciones las que sufren todas las consecuencias mortales. Un poco como el hecho de que Francia siguiera suministrando a Rusia entre 2014 y 2020 cámaras térmicas para equipar sus vehículos blindados actualmente utilizados en la guerra de Ucrania, o sistemas de navegación y detectores de infrarrojos para sus aviones de combate y helicópteros, mientras que ahora suministra a Ucrania misiles antiaéreos y antitanques. Tanto en lo que se refiere a la energía como al equipamiento militar, los financiadores y especuladores de la guerra también están aquí, y es también aquí donde se puede luchar contra ellos.

Una de las ventajas de la creación de pequeños grupos autónomos que decidan sus objetivos y su calendario -para los que verían la guerra de otra manera aquí, o que no tendrían la oportunidad de huir o decidirían voluntariamente quedarse en otro lugar- podría ser el sabotaje de los intereses capitalistas y estratégicos comunes a los líderes de ambos estados y sus aliados, que no serían de ninguna utilidad para ninguno de ellos, independientemente de quién gane. Una posibilidad más, pero que no puede caer del cielo ante las dificultades a las que hay que hacer frente, y que quizá requiera que se desarrolle y prepare de antemano, sobre todo con la ayuda de instrumentos organizativos que faciliten la puesta en común de esfuerzos, conocimientos y medios adecuados. Esta vieja cuestión de los intereses en juego ya agitaba a las redes de resistencia francesas bajo la ocupación alemana, cuyo mando, así como los servicios angloamericanos, insistían, por supuesto, en el hecho de que su sabotaje industrial de lugares y estructuras tan sensibles seguía siendo, sobre todo, reversible, limitándose a ralentizar la producción del enemigo o a destruir objetivos no críticos para la futura reanudación del país.

Temas. En esta guerra sucia, a falta de entablar por el momento intensos combates en zonas urbanas, el ejército ruso lleva varias semanas cercando y bombardeando intensamente varias ciudades, según una táctica ya probada en Alepo. En Marioupol, por ejemplo, donde 300.000 personas sobreviven asediadas en condiciones terribles, muchos han tenido que entender a su costa que en realidad son rehenes del fuego de ambos estados. En medio de los edificios destruidos, muchos pequeños grupos de civiles hambrientos tienen que enfrentarse a su propio ejército cuando salen de los refugios para buscar comida en las tiendas abandonadas.

Para mantener su monopolio sobre las ruinas y seguir destinando recursos a los hombres de armas, el Estado ucraniano ha confiado a los voluntarios de las brigadas de Defensa Territorial (Teroborona) no sólo la tarea de proteger sus infraestructuras críticas en segunda línea, sino también la de preservar el orden público, que se refiere, por ejemplo, a los intentos de saqueo de los desesperados. Para un Estado que ha decretado la ley marcial tolerando esencialmente en las ciudades bombardeadas formas de autoorganización enmarcadas que le permiten suplir sus propias carencias, el deber patriótico sería, por supuesto, esperar sus migajas con el estómago vacío mientras se bebe agua de los radiadores, pues es bien sabido que el saqueo de la sacrosanta propiedad desierta sólo puede ser responsabilidad de los soldados enemigos o de los traidores, como marcan sus órdenes del día. Y más allá de la trágica situación de Marioupol, la misma lógica se está aplicando en la capital, Kiev, que está rodeada por las tropas rusas, esta vez con toques de queda, el último de ellos ya no nocturno, sino durante 36 horas seguidas para dar prioridad al ejército y a la policía, considerando «a todas las personas que se encuentren en la calle durante este periodo como miembros de grupos de sabotaje enemigos», con las consecuencias que ello conlleva.

También en este caso, la afirmación de que en tiempos de guerra el Estado impone su puño de hierro aún más que en tiempos de paz, no sólo sobre las mentes sino también sobre los cuerpos de todos sus súbditos, no es sólo un tópico manido: Carne de cañón o de bombardeo, en busca de alimentos o de cómplices para autoorganizarse fuera de los grilletes estatistas, o incluso simplemente para respirar un aire distinto al de la promiscuidad de los refugios o para comprender la situación por sí mismo, toda individualidad está llamada a desvanecerse de buena gana o a la fuerza en el tablero de ajedrez de los dos ejércitos en presencia. Esta situación se extiende evidentemente a las fronteras occidentales de Ucrania, que ya han cruzado más de tres millones de refugiados… después de haber sido debidamente examinados para eliminar a todos los hombres de entre 18 y 60 años aptos para el servicio. Si una ola de ayuda mutua con las familias se ha extendido a ambos lados de la frontera, uno de los aspectos más notables es la tenue solidaridad que empieza a desarrollarse, a pesar de la hostilidad de algunos de los habitantes, con aquellos que se niegan a luchar y que no tienen todos la posibilidad de pagar 1.500 euros a los corruptos guardias fronterizos ucranianos. En particular, mediante la creación de certificados médicos falsos o la donación de pasaportes biométricos, el único documento oficial aceptado en Hungría o Rumanía durante las dos primeras semanas del conflicto para dejar entrar a los refugiados en su territorio.

Ordenar, seleccionar, priorizar, registrar, clasificar para separar a los buenos pobres de los malos en las fronteras (incluso según su nacionalidad, como han visto los nacionales de los países africanos en su piel) no es, por supuesto, una especificidad del Estado ucraniano en guerra, sino la continuación de un vasto infierno de colaboraciones interestatales, regateos económicos e imperativos geoestratégicos. Así es como algunos son condenados a ahogarse en el Mediterráneo, otros a languidecer en los campos del ACNUR para ser asentados en los territorios vecinos, y los últimos a servir gloriosamente a su patria o como esclavos asalariados en los países ricos siempre en busca de mano de obra explotable a bajo precio. Porque, al final, la ferocidad del poder -que nunca se revela tanto como a través de las guerras, la miseria y las masacres que engendra- se debe quizás en primer lugar a esto: su pretensión intrínseca de reinar en nombre de sus propios intereses sobre el territorio que controla, intentando así transformar a cada ser que gobierna en súbditos reemplazables, al precio de su aniquilación como individuos.

De emergencia. Desde hace muchos años, se esgrimen y se instrumentalizan a cada paso oleadas de amenazas para destilar el miedo, dentro de una gestión cada vez más militarizada de la «paz» social: terrorismo, desastre ecológico, Covid-19… o ahora una posible conflagración nuclear en la prolongación del conflicto que arde en las fronteras de Europa. Y, por supuesto, la banda sonora de más sacrificios que hay que hacer en las filas detrás del Estado es cada día más estridente. Pero tal vez sea cierto que hay que sacrificar algo sin tener que viajar miles de kilómetros. Porque, ¿no es todo este vasto sistema de muerte a gran escala alimentado por la energía, la industria, el transporte, las comunicaciones y la tecnología que desfilan diariamente ante nuestros ojos? Devolver la guerra al mundo que la produce interrumpiendo su suministro, sería entonces otra forma de romper las filas del enemigo, dispersando el conflicto contra él en todas partes.

Avis de tempêtes. Bulletin anarchiste pour la guerre sociale, n°51,

Francia – marzo 2022


https://avisdetempetes.noblogs.org/files/2022/03/Avisdetempetes51.pdf


Sabotear la guerra, desencadenar la Internacional

Para cuando los lectores tengan estas líneas en sus manos, la crisis de Ucrania puede haber alcanzado proporciones paroxísticas y haber desatado su dramática precipitación. O quizás no. Es posible que algunos pasajes hayan sido superados o refutados por los hechos, o que aún estén pendientes de verificación. No nos preocupa la posible desactualización de lo que escribimos, ya que estas palabras no pueden dejar de ser anticuadas. Ante la guerra, el anarquismo siempre ha mantenido la misma posición que Bakunin desde el conflicto franco-prusiano y la Comuna. Por lo tanto, debemos empezar por lo obvio.

Nuestro internacionalismo se traduce en un sentimiento absolutamente simple: los explotados y las explotadoras, en Rusia como en Estados Unidos, en Ucrania como en Italia, son nuestras hermanas y hermanos, su sangre es nuestra sangre; los industriales y los jefes de las finanzas, los generales y los señores oficiales, los gobiernos todos, son nuestros eternos enemigos. Movidos por eternos sentimientos de odio y amor, nuestras pasiones sólo pueden rehuir la actualidad, su oportunismo, la valoración paracular de las condiciones y la propaganda del momento.

Y, sin embargo, para evitar que estos elevados sentimientos se conviertan en intenciones abstractas e inofensivas, buenas para limpiar la conciencia y, en definitiva, para encontrar el propio acomodo, la propia posición oportunista, por un camino un poco más tortuoso, pero por eso mismo aún más hipócrita, hay que añadir otra a estas intenciones: la única práctica compatible con el discurso internacionalista es la que pone como enemigo principal al propio gobierno, al propio Estado, al propio bloque imperialista.

Evitemos, pues, cualquier tentación frentista, rechazando tanto las posiciones de quienes en nombre del pluralismo y los derechos humanos tienen la tentación de cerrar filas bajo la bandera liberal occidental, como las de quienes en nombre del antiamericanismo y el sovietismo nostálgico tienen la tentación del partidismo prorruso.

El precio de la guerra, como siempre, lo está pagando el proletariado, y desde hace meses ya lo estamos pagando, por adelantado, con el aumento de las facturas de los servicios públicos, del combustible y, en cascada, con la dinámica inflacionaria que está afectando a todas las mercancías. Un proceso que se entrelaza con la dinámica especulativa puesta en marcha por el reinicio económico tras la crisis provocada por la pandemia. Es el precio de la especulación, es el precio de las represalias de Putin, es el precio del aventurerismo de Biden, es el precio del servilismo de Draghi. Estos señores son nuestros Starvers, ninguno de ellos es nuestro amigo.

Suponiendo que la crisis actual no desemboque en un holocausto nuclear (hipótesis muy improbable, pero en cualquier caso no imposible), en la «mejor» de las hipótesis, en nuestras «privilegiadas» latitudes, el precio que pagaremos con la guerra de Ucrania será el de un empobrecimiento inimaginable hasta hace unos años en la bambolla europea a la que estábamos acostumbrados: las actuales subidas de los combustibles y la energía, y con ellas de todos los bienes, pueden suponer una insinuación ni siquiera comparable con la que tendremos que afrontar. La continuidad energética en sí misma, con las condiciones de confort dadas por sentado por la población de esta región del planeta durante medio siglo, puede no estar garantizada, más aún en una condición en la que la energía que hay debe utilizarse para los fines superiores de la industria bélica.

Quizás la mayor lección, generalmente pasada por alto, del asunto de la pandemia fue la desaparición de la llamada «sociedad de consumo». En aquellos días de la primavera de 2020 con los supermercados parcialmente cerrados, con productos enteros prohibidos a la venta, se produjo un fenómeno inédito para quienes, como el escritor, han vivido siempre en una sociedad donde el consumismo era casi una religión. El gobierno quería enviar un mensaje que claramente no tenía nada que ver con la salud pública: un mensaje de austeridad moral. Es un tiempo difícil, los ciudadanos deben entenderlo incluso a través de un sacrificio cuaresmal. Por otra parte, ya entonces nos decían «estamos en guerra», anticipando los nuevos sacrificios que se avecinaban.

Un año después, el presidente de Confindustria propuso un análisis muy interesante. En su intervención en la asamblea nacional de la patronal del 23 de septiembre, más lúcido que muchos empresarios que invocan el distópico «retorno al mundo de antes», Carlo Bonomi dejó claro que «pasará mucho tiempo, por desgracia, antes de que la demanda interna de consumo pueda volver a ser un potente motor de crecimiento». Las grandes empresas saben que, en este periodo histórico, el crecimiento no debe basarse en el consumo interno. Más recientemente, el 12 de febrero, el director del Banco de Italia, Ignazio Visco, declaró que hay que evitar a toda costa una espiral de precios y salarios: «no se vence a la inflación aumentando los salarios», si los precios suben hay que empobrecer a los explotados, si no, ¿dónde está el truco? Los señores saben que, con guerra o sin ella, la proletarización es el mascarón de proa de los fenómenos sociales de los próximos años.

Volviendo a la guerra, pues, lo que parece más probable, descartando la hipótesis más dramática de una verdadera escalada nuclear entre las potencias (que en todo caso, hay que reiterarlo, no es descartable), es que el precio que pagarán los explotados de esta parte del planeta será una nueva vuelta de tuerca en dirección de la austeridad y autoritaria. Todo esto sucede mientras, como una víbora, acecha la hipótesis venenosa de la energía nuclear, panacea de todos los males de nuestra industria. Una sirena, la nuclearista, en absoluto subestimada: Sobre todo si las cosas se ponen realmente mal con el cierre definitivo de los grifos de metano por parte de Rusia (o si los Estados Unidos obligan a Europa a renunciar a él), ante las necesidades militares e industriales y los mismos inconvenientes sobre la población ahora obsesionada con la compulsión de repetir el sueño reaccionario de «volver a ser como antes» (imagínense lo poderosa que será esta presión si la gente se encuentra sin electricidad y sin gas), aquí es donde la hipótesis nuclear se volverá incluso irresistible.

Un elemento, por el contrario, de contra-tendencia a lo sucedido en los últimos años radica en el retorno de la «política» sobre el dominio indiscutible de la tecnología que los sucesos de Ucrania nos indican. La guerra en Ucrania por una vez no parece una guerra económica, sino una guerra de dominación política y militar. El tema del metano en sí no es el fenómeno, sino un fenómeno consecuente, una represalia en las elecciones del risiko político-militar. Provocada por la constante y agresiva expansión de la OTAN hacia el este, la reacción de Rusia no tiene tanto como objetivo la conquista de yacimientos y recursos, sino que está motivada por la pretensión totalmente militar de no tener que soportar la presencia de bases militares estadounidenses en su frontera, así como por un orgullo totalmente ideológico y la nostalgia de los buenos tiempos imperiales. En todo caso, los recursos energéticos son un garrote con el que amenazarse mutuamente.

Por eso, dejando a los anarquistas rusos, ucranianos y bielorrusos la crónica y el análisis de lo que ocurre en su lado del frente, de sus batallas contra el autoritarismo de sus respectivos gobiernos, contra el que luchan a costa de detenciones, torturas y muerte, con ese espíritu internacionalista por el que el principal enemigo para mí es siempre mi gobierno y sus aliados, queremos detenernos brevemente en lo que ocurre en «nuestro» lado del frente de guerra.

La victoria de Biden representó una clara aceleración de los peligros militaristas. La apuesta geopolítica de Trump se basaba en la posibilidad, si no de una alianza, al menos de mantener buenas relaciones con Putin en una perspectiva anti-china. En este sentido, el temible Trump acabó convirtiéndose en el primer presidente estadounidense en muchas décadas que no abre nuevos frentes de guerra. Increíble, en este sentido, es el desatino político asumido casi unánimemente por la extrema izquierda norteamericana. Cuando una histórica comunista, feminista y militante negra como Angela Davis lanza su apoyo a Biden y Harris, esto no sólo indica la traición individual de un burócrata del movimiento, sino un bandazo colectivo de toda un área política (demostrado, por ejemplo, por el hecho de que Davis no es expulsada de los contextos militantes). No sólo es una traición al rechazo anarquista de la elección (uno espera esto y más de los políticos comunistas), sino que el análisis específico es simplemente erróneo, ya que Biden y Harris para la paz mundial eran claramente el «mal mayor».

Uno de los errores que se le achaca a Biden incluso por parte de la corriente principal de la izquierda (en este sentido hemos leído recientemente artículos en el manifiesto y en Fanpage) es el de «entregar» Rusia a China. Al apretar agresivamente al régimen de Putin, los norteamericanos lo empujan a una alianza con el de Xi. La alianza de la segunda potencia militar del mundo con el país que representa la primera potencia tecnológica y -durante unos años más- la segunda potencia económica, puede convertirse en el efecto detonante de una catástrofe militar mundial. Ante la posibilidad de que las armas rusas empiecen a montar la tecnología china, la idea de que un ataque nuclear preventivo podría ser un escenario mejor que la posibilidad de largos años de integración militar de sus adversarios más formidables podría saltar seriamente a la mente de algunos ejecutores del Pentágono.

Llegando a Italia, que siempre ha estado a la vanguardia de la experimentación de nuevos regímenes políticos, parece que el gobierno de Unidad Nacional perdurará y se confirmará a medio plazo como el mascarón de proa de la intriga política en el bello país, quizá para ser emulado en otras naciones europeas en caso de agravamiento de la crisis. La Unidad Nacional es un concepto que debe ser bien entendido. Esta forma de gobierno puede parecerse, pero difiere esencialmente del clásico gobierno técnico apoyado en la unanimidad de las fuerzas políticas. La Unidad Nacional es un gobierno eminentemente político, un gobierno de frentes políticos y sociales: en este sentido el sindicato también se adhiere a la Unidad Nacional ya que trabaja por la más completa colaboración y pacificación interna; en este mismo sentido los técnicos también se adhieren a ella, ya que la Tecnología es hoy un poder sociopolítico. En una palabra, el gobierno de Unidad Nacional es un gobierno de guerra.

Como internacionalistas condenados o privilegiados -depende del punto de vista- a vivir en estas latitudes, la tarea que se nos impone es la de sabotear, descarrilar, deshacer por todos los medios la Unidad Nacional y el mortífero clima de paz social que genera. Esta es la cita de los próximos meses a la que no podemos faltar. La Unidad Nacional, en otras palabras, prepara la paz interna entre clases y la guerra externa entre naciones. Nuestro internacionalismo siempre ha gritado lo contrario: ni guerra entre naciones ni paz entre clases. Con Galleani repetimos que estamos contra la guerra y contra la paz, pero a favor de la revolución social.

Sin embargo, el internacionalismo sigue siendo sólo un sentimiento. Sin embargo, corregido por el principio de que mi gobierno es mi principal enemigo, como todo sentimiento el internacionalismo también contiene algo inefable. El paso valiente que debemos dar es pasar del internacionalismo a la Internacional. Es decir, razonar y concretar una conspiración histórica informal, pero real, de los revolucionarios de todo el mundo. Una «organización», por mucho que este término nos asuste y atraiga los ojos de la represión. Pero, ¿cuáles son las alternativas? Hambre, guerra y muerte. La organización de la vida humana asociada, basada en la jerarquía y el beneficio, ha demostrado ahora que no puede gobernar la complejidad que ha generado y nos arrastra a todos hacia la catástrofe, sanitaria, ecológica y militar. Sólo una revolución mundial puede salvarnos. Pongamos manos a la obra.

Bezmotivny – Quincenal Anárquico Internacionalista – Italia

Fuente: https://infernourbano.noblogs.org/post/2022/02/24/sabotiamo-la-guerra-innescando-linternazionale/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.