LA PAZ, ES LA GUERRA / Gilles Dauvé

«Por la patria hay que vivir!»

«Los países pequeños como Bélgica harían bien en unirse al país más fuerte si quieren mantener su independencia.» (Emperador Guillermo II al Rey de los belgas, noviembre de 1913)

 

«Una gran guerra es inevitable en las primeras décadas del siglo XXI, pero implicará una crisis económica en fase de maduración, una sobreproducción a gran escala, una fuerte caída de la rentabilidad, una exacerbación de los conflictos sociales y de los antagonismos comerciales, lo que exigirá tanto la redivisión del mundo como la regeneración de todo el sistema. […] No más que en el pasado, ningún reformismo impedirá la marcha hacia un conflicto, si no planetario, al menos más que regional.» (10 + 1 questions sur la guerre du Kosovo, 1999)

 

«No te creas la propaganda, aquí te están mintiendo.» (Marina Ovsiannikova, interrumpiendo las noticias en uno de los principales canales rusos, 14 de marzo de 2022)

* * *

«La guerra por la paz»… «la causa de los débiles contra los fuertes»… «Crímenes contra la humanidad en el corazón de Europa… una lucha por la civilización»… «genocidio en curso en Ucrania».

La primera cita es del periódico socialista Le Droit du Peuple, y la segunda del burgués Times de Londres, ambas escritas en 1914; la tercera del Primer Ministro francés durante la guerra de Kosovo en 1999, y la última del Primer Ministro ucraniano el 9 de marzo de 2022.

Los medios de comunicación franceses nunca hablarán de la dictadura chadiana (apoyada por Francia) como lo hacen de la dictadura bielorrusa (apoyada por Rusia). Tampoco mencionarán los millones de civiles asesinados por los ejércitos francés y estadounidense en las guerras de Indochina y Vietnam, al igual que las masacres de civiles por parte del ejército ruso en Ucrania.

Hay pocas novedades en el lavado de cerebro, salvo que la propaganda se intensifica a medida que la guerra se acerca al corazón de Europa. Rusia lo niega, prohibiendo las palabras «guerra» e «invasión» (el Estado francés esperó hasta 1999 para reconocer oficialmente que entre 1945 y 1962 había librado una «guerra» en Argelia y no sólo «operaciones»). Occidente entrega eufemísticamente armas a Ucrania a través del Fondo Europeo para la Paz.

Cuando las palabras se hinchan, su significado estalla. En particular, genocidio se convierte en sinónimo de masacre, mientras que la palabra se refiere al exterminio de un pueblo como pueblo: Hitler lo hizo con los judíos, pero ni Stalin pretendía la eliminación del pueblo ucraniano a principios de los años 30, ni posteriormente Pol Pot la del pueblo camboyano. Putin tampoco pretendía eliminar al pueblo ucraniano.

 Pero, antes de ser mental, la confusión está en la práctica. Si las ideologías se confunden, si todo el mundo ha podido proclamarse socialista, comunista, proletario, revolucionario (título del libro publicado en 2017 por el actual presidente de la república francesa), es porque hasta ahora los movimientos sociales no han realizado un programa que rompa con el orden de las cosas. Así que, en la mitología y el discurso político, todo vale. Como el socialismo era nacional en 1914, los nazis podían reivindicarlo como propio: el nazi es el «nacional socialista» (nationalsozialist).

Cuando nos vemos reducidos a la pasividad por luchas fallidas o desviadas, recibimos información e imágenes como espectadores de una realidad contra la que no podemos reaccionar temporalmente.

Predicción imposible, certeza teórica

¿Quién había previsto que en 2022 Rusia lanzaría una operación a tan gran escala contra una parte tan grande del territorio de Ucrania?

«Nos dirigimos directamente a un conflicto armado entre Inglaterra y Estados Unidos [y] este conflicto puede ser fechado con la máxima precisión», declaró Trotsky en el Tercer Congreso de la Internacional Comunista en 1921.

Un siglo después, desconocemos las líneas de fractura y la delimitación de los «bandos» implicados en futuros conflictos. Pero sí sabemos que las rivalidades entre las grandes potencias capitalistas -el ahora dominante Estados Unidos, China, la resurgente Rusia, la hasta ahora incapacidad de la Unión Europea para constituir una entidad política- están creando las condiciones para guerras regionales y, algún día, mundiales.

Todo se hace para persuadirnos de que los Estados contemporáneos ceden a la violencia militar por razones ajenas a la naturaleza profunda de un sistema capitalista que supuestamente promueve la paz. En el siglo XXI, si Rusia entra en guerra, la causa sería el regreso de un nacionalismo afortunadamente superado en Occidente, pero reavivado en Oriente por una potencia dictatorial con ambiciones desproporcionadas.

En realidad, la competencia entre las empresas capitalistas nunca fue suave, ni el comercio internacional un factor de paz duradera. En contra de una opinión común antes de 1914, y retomada por algunos socialistas, entre ellos Kautsky, la interdependencia económica de las grandes potencias no impedía que entraran en guerra entre ellas. El dinamismo industrial y comercial desarrolla una zona en detrimento de otra, creando polos rivales, cada uno de ellos basado en un territorio y apoyado por una fuerza política estatal que también es militar.

Occidente pacífico, Rusia belicosa

El capitalismo estadounidense rara vez necesita ocupar países: su superioridad económica, su mayor productividad y su inversión directa en el extranjero le permiten tener un control suficiente sobre grandes partes del mundo sin necesidad de enviar tropas. En Italia o Francia después de 1945, y en Europa del Este después de 1991, el poder de Estados Unidos se apoyó al menos tanto en las multinacionales como en los soldados. Alemania y Japón sólo fueron ocupados como resultado de la Segunda Guerra Mundial, y la retención de las tropas estadounidenses fue principalmente para contener al rival ruso. Estados Unidos no se privó de intervenir militarmente en sus fronteras, como lo hizo en México en 1914, pero sólo para tratar de instalar o restablecer a los líderes políticos que les convenían: no necesitaban cruzar el Río Grande para promover sus inversiones en las maquiladoras.

Aunque es una superpotencia, Rusia, por otra parte, al igual que la URSS en el pasado, se basa en una dinámica capitalista muy inferior a la de Estados Unidos, Europa Occidental (y China), y la mayor parte de su fuerza en el mercado mundial proviene de las exportaciones de gas y petróleo. Por ello, tiende a buscar el control de sus vecinos para asegurarse de que permanezcan en su órbita. No sólo, al igual que los países de la OPEP [Organización de Países Exportadores de Petróleo], utiliza su papel de gran productor de materias primas como arma económica y política, sino que su poderío militar le permite (por el momento) vasallar a los países de Asia Central, y desempeñar un papel internacional que pocos países del mundo pueden permitirse (China es incapaz de hacerlo, por el momento). No es ilógico que los dirigentes de una Rusia en posición de debilidad en el mercado mundial crean que pueden garantizar el poder del país (y su perpetuación en el poder) apelando más directamente que sus rivales a la fuerza de las armas. Sobre todo porque, a diferencia de la época en que la influencia de la URSS se transmitía a todo el mundo a través de los PC estalinistas, la Rusia del siglo XXI no tiene el poder blando del que goza Estados Unidos.

Pero, ¿por qué emprender una guerra en Europa hoy en día?

Después de 1945, la URSS tenía un imperio, los Estados Unidos tenían la mitad del mundo. Estados Unidos se embarcaba en una nueva era de expansión y no tenía necesidad de reconquistar el mercado polaco o chino, y Rusia consolidaba su acumulación de capital sin poder ofrecer nada más que ideología a Europa Occidental.

La confrontación se produjo en la periferia (Corea, Indochina, Oriente Medio, África), y cuando se acercaron al abismo (crisis de los cohetes en Cuba, 1962), Estados Unidos y la URSS dieron marcha atrás. Cada superpotencia reconoció la hegemonía de su adversario sobre su zona, donde actuó más o menos a su antojo (Guatemala, 1954; Hungría, 1956; Muro de Berlín, 1961; Checoslovaquia, 1968, etc.). Las numerosas crisis en Europa se gestionaron sin confrontación, sin recurrir a las armas, durante el bloqueo de Berlín, por ejemplo (1948-1949). Había dos campos opuestos, relativamente iguales en el sentido de que cada uno estaba obligado a respetar el territorio del otro, pero muy diferentes en términos socioeconómicos.

El capitalismo «burocrático» había logrado promover la industrialización y crear una poderosa economía armamentística, pero se había mostrado incapaz de organizar productivamente el trabajo y el capital. La dominación de una clase que poseía colectivamente tanto el capital como el Estado restringió la competencia -la savia del capitalismo- y dio lugar a la creación de feudos que no extrajeron su fuerza de una mayor productividad industrial y comercial, sino de vínculos privilegiados con el Estado. La crisis del capitalismo «burocrático» ruso ha desembocado en un sistema en el que los «oligarcas» sólo son titulares de monopolios totalmente dependientes del poder político. Incapaz de competir en el mercado mundial y de invertir en el extranjero (como hace China), la clase dirigente rusa no tiene más garantía de continuidad que la prioridad del poder militar. Se piense lo que se piense del «Producto Interior Bruto», sus estadísticas dan un orden de magnitud: en dólares, el PIB es de unos 20.000 billones para Estados Unidos, 13.000 para China, 4.000 para Alemania y 1.600 para Rusia, es decir, el equivalente a Corea del Sur o Italia. Rusia es sólo una (gran) potencia regional.

Después de 1989, el dinamismo superior de Estados Unidos y Europa Occidental acabó por recuperar para Rusia el espacio de Europa del Este que la URSS había conquistado con la guerra en 1945.

El equilibrio del terror había sido también un equilibrio social en ambos campos: la aparición o resurgimiento de nuevos competidores (Alemania, Japón, China, etc.) rompió este statu quo, abriendo la posibilidad de un conflicto armado en el corazón de Europa.

El gigante soviético no tenía ningún interés en reconquistar Europa Occidental: en el siglo XXI, la relativa debilidad de Rusia crea el riesgo de guerra en toda la región europea. Tras las secesiones forzadas de regiones periféricas (Transnistria, Abjasia y Osetia) y la ocupación de Crimea, la invasión de Ucrania es un nuevo esfuerzo de Rusia por preservar lo que le cuesta mantener unido.

A menudo es la gran potencia más débil la que toma la iniciativa en la ofensiva.  En el siglo XIX, cuando Inglaterra dominaba el mundo, sólo atacaba a los países «subdesarrollados», librando guerras coloniales en India y África. A principios del siglo XX, otros imperialismos desafiaron su hegemonía: el poder económico alemán socavó el famoso «equilibrio europeo» y el poder japonés amenazó a Asia. Después de 1945, todo se calmó durante unas décadas gracias al reparto ruso-estadounidense del mundo (la India se mantuvo al margen, al igual que China). Pero ahora, el peso de la Unión Europea pesa sobre los exsatélites rusos, y el de China sobre Asia.

La URSS fue imperialista en su zona de influencia y en sus márgenes, compensando su debilidad social al protegerse detrás de satélites vecinos que servían de amortiguador entre dos bloques separados pero nunca estancos: este margen ya no existe.

Desde Corea hasta Afganistán, pasando por Vietnam y Angola, Estados Unidos y la URSS siempre habían luchado por delegación, pero esta vez la periferia estaba muy cerca.

Mientras otros imperialismos sólo hacen la guerra en Oriente Medio y África, la OTAN se ha ido extendiendo a Europa del Este, y Finlandia y Suecia están a punto de unirse a la alianza.

En 1998, George Kennan (1904-2005), el diplomático y arquitecto de la contención de la URSS después de 1945, calificó la expansión de desacertada: «Nos hemos comprometido a proteger a todo un grupo de países sin tener los medios ni la intención de hacerlo seriamente. Diez años después, un informe de la CIA advertía contra la entrada de Ucrania en la OTAN: cruzaría la línea roja más grave a ojos no sólo de Putin, sino de toda la élite rusa, y fomentaría la injerencia rusa en Crimea y el este de Ucrania.

Los predicadores de la moderación olvidan que la contención y el retroceso van de la mano cuando Estados Unidos lo considera necesario y posible, como practicaron y reconocieron en su momento Truman y Eisenhower. Durante más de veinte años, la OTAN ha contenido y hecho retroceder a Rusia. Es normal que un Estado o una alianza aprovechen la retirada de un competidor para hacer avanzar a sus propios peones. La URSS hizo lo mismo en el pasado (un intento frustrado de crear una República autónoma de Azerbaiyán en el norte de Irán en 1945, para establecerse en Asia, en África…). En 2022, al igual que la URSS armó a Vietnam del Norte, la OTAN está librando a su vez una guerra por delegación contra Rusia.

Sea cual sea el resultado, la paz ruso-ucraniana será una continuación de la guerra por otros medios. A nivel europeo, se trata de saber si la Unión Europea se limitará a una zona de libre comercio o se dará una orientación política en torno a un pivote franco-alemán, con un ejército «europeo», hipótesis cada vez menos probable a la vista de la evolución actual, que refuerza el dominio estadounidense sobre la OTAN. Ganar (o no perder) no tiene el mismo significado para Rusia (una potencia fuerte pero regional) y Estados Unidos, que tiene que reorientar su poder mundial contra el que se está convirtiendo en su principal adversario: China. Pero evitaremos imitar a Trotsky con predicciones aventuradas.

Racionalidad = 600 millones de muertes

Sin embargo, la invasión rusa fue una sorpresa. En 2014, la debilidad de los rebeldes en el este del país había empujado a Rusia a intervenir militarmente para ayudar al nacimiento de las «repúblicas populares» de Donetsk y Lugansk. Pero de ahí a intentar invadir gran parte del país y asediar Kiev…

En 1982, ¿era «racional» que Gran Bretaña enviara una armada al fin del mundo para preservar unos islotes sin valor económico ni importancia estratégica?

Se puede estimar racionalmente que Hitler no tenía ninguna posibilidad de ganar contra la coalición anglo-ruso-estadounidense, pero consideraba posible derrotar a la URSS antes de que Estados Unidos movilizara todo su poderío industrial. La guerra, como sabemos, es «el reino de la incertidumbre». En 1914, el personal se imaginaba que estaría terminado en seis meses. Cuando entraron en Afganistán, los rusos (1979) y luego los estadounidenses (2001) creyeron que una intervención masiva les permitiría derrotar a un adversario que, lógicamente, se consideraba militarmente inferior. A través de ella, el verdadero objetivo era consolidar un imperio -económico para EEUU, cuasi-colonial para la URSS- frente al rival, a un coste inicial considerado razonable. Ambos imperialismos podían tranquilizarse recordando sus exitosas operaciones exteriores: en Hungría (1956), en Santo Domingo (1965).

Pero el asunto nunca fue esencialmente militar. En 1918, los beligerantes habían llegado finalmente a un punto muerto, no tanto por el estancamiento sobre el terreno como por el desmoronamiento del frente interno, especialmente en Alemania y Austria-Hungría. Por el contrario, el régimen nazi estaba librando una guerra «total», ya que se libraba ante todo para la dominación del pueblo alemán, y si éste no estaba a la altura del destino que le asignaban los nazis, para Hitler Alemania merecía perecer.  La guerra no suele librarse para destruir, y mucho menos para destruirlo todo, pero la lógica nazi acepta la autodestrucción de Alemania en 1945. La guerra enfrenta a dos fuerzas, ninguna de las cuales decide lo que hará la otra, y la reciprocidad de las acciones contiene la posibilidad de exacerbación. La propia autolimitación (evitar destruir lo que se quiere conquistar) encuentra sus límites. Una cosa es ser un asesino y otra suicidarse, a menudo una excluye a la otra, pero Hitler hizo ambas cosas: para él, la política era «todo o nada».

Putin no es Hitler, pero también para él la línea entre un objetivo parcial (cambiar una frontera), y un objetivo total (forzar un cambio de política, neutralizar el país) se cruza fácilmente: a veces el liderazgo político de un país lo empuja hasta el punto de cruzar a su propio riesgo.

Pero, ¿qué es una guerra ganada o perdida? Se dice que las intervenciones de Estados Unidos en Irak y Afganistán son un fracaso, pero tanto en Bagdad como en Kabul fueron operaciones policiales de un país grande contra otro pequeño. Ni los principales intereses de Estados Unidos, ni mucho menos su supervivencia, estaban en juego. Ganar no es -al menos en Vietnam, no lo era- necesariamente ocupar el país, es dejar de creer que ya no está amenazado por él: ¿perdió Estados Unidos en Vietnam en 1975, cuando el país llevaba más de veinte años abierto al capital extranjero en busca de bajos salarios…?

Sea cual sea el resultado del asunto ruso-ucraniano, en su enfrentamiento con Rusia, Estados Unidos -y posteriormente la Unión Europea- también busca una posición fuerte frente a China. Había dos superpotencias nucleares: ahora hay tres (cuatro o cinco si se cuenta a India y Pakistán), y aunque no es seguro un futuro uso de armas atómicas, sería ingenuo descartarlo alegando que sería catastrófico no sólo para la humanidad sino también para los amos del mundo, apegados a su posición y privilegios.

El único juez de los «intereses vitales» de un país, y de los medios que elegirá para defenderlos, no es la humanidad, ni una razón abstracta, ni una definición de soberanía, sino los dirigentes que están a la cabeza del Estado. Si hubiera tenido la bomba atómica, el nazi Hitler no habría dudado en utilizarla. El demócrata Truman dudó (esta es una de las diferencias entre el fascismo y la democracia), y la utilizó dos veces.

Cinco años después, ante los reveses en Corea, el presidente estadounidense declaró que estaba considerando todas las posibilidades, «lo que incluye todas las armas que tenemos», incluidas las nucleares: «hemos pensado seriamente en ello». La amenaza nuclear fue repetida por Nixon contra Vietnam del Norte (1969) y por Trump contra Corea del Norte (2017).

En los años 60, considerando que la URSS era incapaz de sobrevivir a un primer ataque atómico y de tomar represalias importantes, el Estado Mayor estadounidense preveía un ataque atómico contra la URSS y China, que causaría unos 400 millones de muertos, más 100 millones en los países vecinos y otros tantos en Europa Occidental, es decir, 600 millones en total. Absurdo, todo eso, se podría decir, el precio sería demasiado pesado… ¿Pero para quién? Los gobernantes no están locos, ni los militares sedientos de sangre. A su locura no le falta método, como diría Shakespeare: un adversario monstruoso exige el uso de medios más terribles contra él que los propios.

A principios del siglo XXI, Estados Unidos ha actualizado sus planes, y Rusia y China los suyos. La racionalidad del Estado es actuar según los intereses del país y los intereses de sus dirigentes, que coinciden. El objetivo es perpetuarse, no suicidarse, pero el exceso y la desmesura forman parte de la ecuación. En 1914, los imperios no actuaron de forma irracional, como tampoco lo hicieron los nazis en 1939 o 1941. En Vietnam, la teoría del dominó tenía su propia racionalidad. Lo mismo ocurre con la «estrategia del terror», en la que, para limitar su propia destrucción (Mutually Assured Destruction: MAD), Estados Unidos buscaba regularmente obtener y mantener una superioridad sobre la URSS, y así tener una oportunidad de ganar. A costa de cientos de millones de muertos, pero es un precio que estamos dispuestos a pagar, porque, por horrible que sea, se puede considerar preferible a la esclavitud de los «enemigos de la humanidad» que nos traerían algo peor.

Durante la guerra chino-japonesa, en 1938, el gobierno nacionalista mandó destruir el río Amarillo para retrasar el avance de las tropas japonesas: el objetivo se consiguió, y la crecida mató a 500.000 chinos. Probablemente el mayor crimen de guerra de la historia, con la particularidad de haber sido infligido por un ejército a su propia población. El día que cualquier gobierno considere razonable matar a 500 millones de personas para salvar a mil millones, lo hará.

Según se informa, Estados Unidos tiene unas 1.350 ojivas nucleares listas para usar (unas 100 de ellas en bases de Alemania, Italia, Bélgica y Holanda), frente a las 1.400 de Rusia. A este nivel de «superación», la diferencia entre las respectivas capacidades de superación carece de sentido.

Cuando la nación está incompleta

Se diga lo que se diga de una globalización que habría absorbido a los Estados y las fronteras bajo el dominio de una oligarquía financiera cosmopolita y de multinacionales transestatales, el planeta no está desterritorializado. Sigue organizado en entidades estatales: sin parecerse al «crisol» estadounidense, algunos funcionan bastante bien como estados nacionales, otros no, y los países que dominan el mundo pertenecen al primer grupo. Estados Unidos, China, Rusia e India son estados nacionales, y una debilidad hasta ahora no resuelta de la Unión Europea es que no es una entidad nacional -federal o no-.

Un Estado es un poder político capaz de imponerse en un territorio que controla. La especificidad de un Estado nacional es que «une componentes a menudo muy diversos en términos de lengua, origen o religión, gracias a la posibilidad de un desarrollo capitalista autocentrado en un territorio controlado, tanto militar como fiscalmente. [La nación presupone esta creación moderna, el individuo, un ser liberado de los lazos de nacimiento y en principio «libre» de convertirse en burgués o proletario, y responde a la necesidad de vincular a estos individuos en una nueva comunidad cuando los anteriores se han dislocado. […] Más allá de los individuos, la nación une a las clases […] a través de una circulación fluida del capital, así como del trabajo, una igualación relativa entre los niveles de productividad de las regiones […] Un mercado por sí solo no es suficiente: la adición de consumidores no hace una cohesión». (La Nation dans tout son état, 2019)

Al no limitarse a exportar materias primas ni a recibir capital extranjero, sino que contaba con una fuerza industrial competitiva, Estados Unidos pudo integrar los territorios conquistados a México en 1845-1848, lo que añadió seis nuevos estados a la Unión. Fue la capacidad de insertarse en el sistema capitalista mundial lo que permitió incluir a toda la población dándole un sentido de pertenencia a los «Estados Unidos de América», más allá de los criterios de lengua, nacimiento o religión. A partir de ahí, el hablante de español no es principal o esencialmente «español» o «latino», es estadounidense. Escribimos el conjunto de la población, no el todo, y este conjunto mismo ha fluctuado: «nativismo» hostil a los nuevos inmigrantes, limitación de la inmigración asiática, cuotas antijudías en las universidades de élite hasta los años 50, y mejor ser blanco que afroamericano... A pesar de ello, el capitalismo promueve una (muy relativa) igualación, incluso en la cima (hombres y mujeres de color han llegado a ser Secretario de Estado, jefe del ejército o Presidente de los Estados Unidos).

Cuando esta unificación socioeconómica del país, y por tanto la pacificación política, es imposible, o no se consigue, las diferencias de desarrollo entre las distintas regiones incitan al centro político a ignorarlas o incluso a discriminarlas, favoreciendo a las fuerzas centrífugas que tienden a desvincularse de un centro que a su vez es incapaz de controlarlas.

Los países nacidos en el siglo XIX a partir de regiones sucesivamente desvinculadas del Imperio Otomano experimentaron una inestabilidad permanente, especialmente Grecia, y Serbia, donde en 1903 la familia real fue masacrada y sustituida por una nueva dinastía. Estas naciones incompletas quedaron atrapadas en el juego de potencias más fuertes que ellas, empezando por Francia e Inglaterra. En la Guerra de Crimea (1853-1856), una península de importancia estratégica para la armada rusa, Francia e Inglaterra se aliaron con Turquía contra Rusia.

En el Este y en los Balcanes, las «minorías» son un problema. Engels escribió a Bernstein el 22 de febrero de 1882: «Los serbios están divididos en tres religiones. […] Pero para esta gente, la religión cuenta más que la nacionalidad y cada confesión quiere dominar. Por lo tanto, una Gran Serbia sólo significará una guerra civil, mientras no haya un progreso cultural allí, que al menos haga posible la tolerancia.» La anexión austriaca de Bosnia-Herzegovina en 1909, donde vivían un millón de serbios, alimentó una oposición entre el Imperio Austrohúngaro y Serbia, una situación explosiva que provocó la chispa de 1914 y que resurgiría a finales del siglo XX.

El movimiento de las «nacionalidades» en el pasado, y luego de las luchas de liberación nacional en el siglo XX, fue una novedad histórica de proporciones mundiales, pero la creación de un conjunto nacional sólo es posible cuando existe un desarrollo capitalista relativamente homogéneo y coherente: de lo contrario, «la religión [o cualquier otro criterio de identidad] cuenta más que la nacionalidad».

No sólo la mayoría de los nuevos estados sufren de desunión, sino que, como señaló Guillermo II al rey belga en 1913, si a menudo es necesario que un país pequeño tome partido, el juego es arriesgado.

Por lo general, la independencia se adquiere gracias a una gran potencia, y con frecuencia luego es garantizada por otra, rival de la anterior. En 1948, el naciente Estado israelí se benefició de las armas checas, entregadas con el acuerdo de la URSS, que estaba deseosa de debilitar el dominio británico en la región: a partir de entonces, Israel recurrió a otros apoyos. Del mismo modo, Egipto fue armado por un bando y luego por el otro. Con el riesgo de dar marcha atrás: los kurdos fueron apoyados por Estados Unidos en su lucha contra el Estado Islámico, pero ¿qué será de Rojava si los estadounidenses dan prioridad a Turquía, el pilar de la OTAN en la región?

La protección de un país «pequeño» por uno «grande» no garantiza necesariamente la seguridad. En abril de 2008, la OTAN anunció su disposición a acoger a Georgia y Ucrania: en agosto, Rusia atacó a Georgia. La distinción agresor/agredido indica dónde estalla un conflicto, no su causa ni su lógica.

«Son tantos los aspectos de carácter económico, financiero, político y militar que determinan la política interior y exterior de cada estado, que cada país está obligado -sobre todo si se inserta en áreas geopolíticas de gran interés en la competencia entre imperialismos-, como Europa del Este- a alquilar su «independencia», y por lo tanto su territorio, su economía y su gobierno, a uno de los polos imperialistas que mejor puede favorecer sus intereses nacionales o, al menos, protegerlos de ataques de países enemigos. » (Partido Comunista Internacional, 24 de febrero de 2022) [https://panfletossubversivos.blogspot.com/2022/03/el-imperialismo-ruso-en-el-choque-con.html]

¿Qué es un «ucraniano»? ¿Qué es un «ruso»?  

«Nuestra historia es diferente», dijo un ucraniano para explicar por qué se derriban las estatuas de Lenin, mientras que en todas partes florece el retrato de Stepan Bandera. Se dice que el líder bolchevique simboliza la dictadura y la dominación extranjera. Por el contrario, sea cual sea su responsabilidad en la muerte de cientos de miles de judíos (y de muchos civiles polacos), el activista nacionalista encarnaría la aspiración ucraniana a la libertad. Nacido en 1909, representa sobre todo los giros y retrocesos inherentes a cualquier movimiento nacional. Primero aliado y luego opuesto a los alemanes, que lo encarcelaron en 1941 porque no querían una Ucrania independiente, luego luchando de su lado, después brevemente contra los soviéticos, colaborando después de 1945 con los servicios secretos alemanes y británicos, que mantuvieron el maquis antigubernamental en Ucrania hasta 1955, Bandera murió en 1959, probablemente asesinado por el KGB: inicialmente partidario del nacionalismo étnico, acabó siendo seguidor de una cierta socialdemocracia. Ideología de circunstancias, búsqueda de aliados incompatibles… el nacionalismo utiliza los apoyos que encuentra y los cambia, a veces con éxito, posiblemente a su costa.

Tal y como existe hoy, Ucrania no es la única realidad estatal reciente en la región: antes de 1914, pocos pensaban que existiera un pueblo bielorruso que justificara la creación de un Estado independiente, y en Vilna, la capital de la actual Lituania, apenas un porcentaje de los habitantes hablaba lituano. Transcarpacia, Galitzia (ex-austriaca) en el oeste, Crimea en el sur… los componentes de Ucrania han variado durante el siglo XX, al igual que lo que ahora se llama Rusia, Ucrania, Polonia, Bielorrusia y Lituania ha tenido fronteras cambiantes desde 1917.

Sin embargo, los países surgidos de los imperios ruso y otomano no sólo padecen unas fronteras exteriores a menudo cuestionadas, sino también, si no más, lo que podríamos llamar separaciones internas.

El modo de producción capitalista reúne y unifica a las poblaciones allí donde la relación salarial, la circulación del trabajo y del capital y el desarrollo endógeno lo permiten. En países como Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos coexisten diferentes lenguas y religiones, pero domina una lengua, a veces dos (el francés y el alemán en Suiza). El español es la lengua materna de 40 millones de norteamericanos de un total de 330 millones, y profesan una religión católica en un país predominantemente protestante, sin que ello dé lugar a un «etnoconfesionalismo», sin que ello divida a una sociedad caracterizada por «la mayor movilidad de los trabajadores, […] y una incesante migración de una rama de la industria a otra […] una continua creación de nuevos modos de trabajo […] en definitiva una creciente división del trabajo en el conjunto de la sociedad.» (Marx, Un chapitre inédit du Capital, 1867)

En ausencia de estas condiciones, los Estados europeos nacidos después de los 14-18 años sufrieron en el periodo de entreguerras (y, a pesar de las transferencias de población, siguen sufriendo) un «problema de nacionalidad» minoritaria.

No vamos a resumir los episodios, después de 1918, que enfrentaron a bolcheviques, rusos blancos, polacos y diversos partidos y regiones de la actual Ucrania, bajo la influencia de los vencedores del 14-18, Francia en particular. En 1920, con el apoyo de una parte de la población local, Polonia invadió el territorio ucraniano con la esperanza de crear un país tapón que la protegiera de Rusia. Fracasó, pero se anexionó las regiones occidentales del país y partes de Lituania y Bielorrusia.

En 1945, la frontera polaca se desplazó más hacia el oeste, lo que provocó el desplazamiento de millones de habitantes: la salida forzada de los «alemanes» hacia Alemania, y de los polacos que vivían en Ucrania, Bielorrusia o Lituania hacia una Polonia que acababa de recibir Prusia Oriental, Pomerania y Silesia. Uno de los objetivos era crear estados con una población homogénea: «todos los países se construyen sobre principios nacionales, no multinacionales», declaró Gomulka, líder de la nueva Polonia, en mayo de 1945.

Aunque la República Socialista Soviética de Ucrania era miembro de la URSS y aportaba un tercio de la producción industrial de la Unión, su economía era demasiado dependiente de Rusia para un desarrollo autónomo que promoviera la cohesión social y política del país. Con la desaparición de la URSS, la mayoría de los ciudadanos ucranianos hablan ruso con fluidez y millones de ellos trabajan y viven en Rusia. Pero si en el Donbass unos cuantos millones de habitantes se autodenominan «rusos» -a diferencia de los de Kiev- y si Rusia ha sido capaz de manipular un «etnonacionalismo» separatista, es porque esta región y su población sólo se han integrado parcialmente en el resto de Ucrania.

La incompletud nacional se refleja en la vida política. Los famosos «oligarcas» rusos tienen sus equivalentes en Ucrania. Una «princesa del gas» (Yulia Timoshenko) fue primera ministra, y un «rey del chocolate» (Petro Poroshenko) presidente de la república. El parlamentarismo ucraniano se aleja de las prácticas de Europa Occidental. Aunque Ucrania cuenta con una gran industria militar y agrícola exportadora, los monopolios, a veces reforzados por los imperios mediáticos, compiten y se reparten el poder económico y político, y en ocasiones el Estado ha nombrado directamente a un oligarca como gobernador de una región. La Revolución Naranja de 2004 no puso fin a esto, ni tampoco Maidan en 2014.

Hace veinte años, Emmanuel Todd escribió: «Aunque tiene la capacidad de distinguirse culturalmente de Rusia, Ucrania carece de una dinámica propia. Sólo podría escapar de Rusia pasando a la órbita de otra potencia. Pero América está demasiado lejos y Europa no es una potencia militar y política. Incluso si Europa se convirtiera en una, no le interesaría satelizar a Ucrania. El caso de Ucrania revela la inexistencia práctica de Estados Unidos en el corazón de Eurasia. Sus vínculos económicos con Ucrania son débiles. El único vínculo real es la ilusión de poder financiero a través del papel ideológico y político del FMI. El comercio revela en realidad la dependencia de Ucrania de Rusia y Europa. Al no ser ya un proveedor del «Plan Marshall» y no tener nada que vender a Ucrania, Estados Unidos no puede desempeñar ningún papel en la salvación del país.

Para conseguir su independencia después del 14-18, el movimiento nacional ucraniano se apoyó sucesivamente en Alemania, en la Entente, es decir, en los vencedores de la guerra, y luego, en 1920, en Polonia. Un siglo después, «Ucrania ha explotado durante mucho tiempo las contradicciones entre Rusia y Occidente, pero al final esto resultó ser un juego peligroso. Ucrania significaba más para Rusia que cualquier otro país». (Richard Sawka)

En 2014, Rusia había intentado federalizar Ucrania en su beneficio: pero la anexión de Crimea «no logró movilizar el apoyo entre los rusos étnicos fuera de la zona directamente controlada por los militares rusos.» (Id. ) En 2022, el Kremlin esperaba reparar este fracaso ampliando sus ambiciones más allá del Donbass: el error fue subestimar el factor interno – en el adversario.

Las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk se suman a los microestados creados bajo la presión armada de Rusia: Transnistria desprendida de Moldavia, Abjasia y Osetia del Sur arrebatadas a Georgia.

En la antigua Yugoslavia, Belgrado había creado entidades secesionistas: en Croacia, la República Serbia de Krajina (ya desaparecida), y en Bosnia-Herzegovina, la Republika Srpska, que ahora es parte integrante del país pero donde el separatismo sigue muy vivo. Kosovo se independizó en 2008 gracias a la acción de la OTAN, pero aún no está reconocido como Estado ni por la ONU ni por la Unión Europea.

Pero si estos Estados «títeres» deben su existencia a la guerra, otros intentan emerger bajo la presión de un dinamismo económico y social que les da una capacidad de autonomía que les empuja a la separación: Cataluña, Escocia, Flandes y Padania (sólo los dos primeros tienen alguna posibilidad de éxito). El poder socializador global sin precedentes del capitalismo es también una fuerza disgregadora, que compone, desmantela y reforma asambleas de poblaciones.

La guerra en Ucrania terminará probablemente con un compromiso que reconozca un mayor o menor grado de autonomía, o incluso de independencia, para el Donbass (quizás aumentado por un cordón a lo largo del Mar Negro). En cuanto a la «Unión Sagrada» ucraniana, habrá conseguido «ucranizar» a la población, «rusoparlantes» incluidos, excepto en el sureste, demostrando la falta de viabilidad de una nación ucraniana tal y como existía dentro de sus fronteras trazadas en 1945 y confirmadas en 1991.

1914 y 2022

En las décadas anteriores a 1914, Engels no era el único que preveía la posibilidad de una guerra europea en la que «nuestro partido en Alemania se vería, en un futuro inmediato, desbordado por la avalancha de chovinismo y destruido; lo mismo sucedería con Francia» (carta a Bebel, 22 de diciembre de 1882). Este conflicto, «de una magnitud y violencia nunca antes imaginadas», en el que lucharán millones de hombres, conducirá a la caída de los imperios, «al agotamiento general y a la creación de las condiciones para la victoria final de la clase obrera. […] La guerra quizás nos haga retroceder momentáneamente, puede quitarnos muchas posiciones ya ganadas. Pero […] sea cual sea el giro que tomen las cosas, al final de la tragedia […] la victoria del proletariado ya estará conseguida, o al menos será inevitable.» (Introducción a un folleto de Sigismund Borkheim, 1888). A pesar de «un recrudecimiento de los chovinismos en todos los países» y de «un período de reacción basado en el hambre de todos los pueblos desangrados», (carta a Paul Lafargue, 25 de marzo de 1889), el capitalismo se vería así sacudido hasta el punto de hacer imposible su perpetuación.

Frente al militarismo, el movimiento obrero y socialista no permaneció inactivo. Al igual que actuó en el lugar de trabajo y en la calle (y en el parlamento…), trató de intervenir dentro de la institución militar: la CGT envió una pequeña suma (el «Recuerdo del Soldado») a sus miembros sindicales reclutados, para mantener su vínculo con la clase obrera. Pero los partidos y los sindicatos no preveían otra acción que una «lucha por la paz» que supuestamente hiciera imposible la guerra: nada estaba previsto en la eventualidad -supuestamente improbable- de que ésta se produjera de todos modos.  Se crea o no en ella, la amenaza de una huelga general (pacífica para los moderados, insurreccional para los radicales) tenía tan poca realidad como la intención proclamada de hacer una revolución… algún día.

Además, en la mayoría de los futuros beligerantes, el mes que transcurrió entre el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo y la declaración de guerra de Austria-Hungría a Serbia estuvo marcado por numerosas manifestaciones masivas contra la amenaza de guerra: pero su objetivo era presionar a los gobiernos burgueses, no actuar por sí mismos como proletariado. Esto era lógico: la gran mayoría de los socialistas y sindicalistas (y parte de los anarquistas) se comportaban como adversarios y socios obreros de un mundo burgués. Aceptar lo esencial de una sociedad (piense lo que piense y diga lo que diga) también prepara para aceptar las grandes decisiones tomadas por sus dirigentes, la guerra en particular. En el verano de 1914, la Segunda Internacional quizás traicionaba su ideología, pero no su práctica.

Ante lo que el proletariado no pudo o no quiso evitar, para Lenin, todo revolucionario debe desear la derrota de su propio país, y contribuir a ella en la medida de lo posible. En Rusia, desde el punto de vista de la clase obrera y de las masas trabajadoras, el «mal menor» sería la derrota de la monarquía zarista. Lenin cree que son posibles futuras revueltas en el ejército, como en 1905. ¿Es esto poco realista? No, si consideramos que el mundo capitalista se encuentra en una grave crisis, una crisis superada temporalmente por la Unión Sagrada, pero que resurgirá inevitablemente, exacerbada por la continuación de la guerra. De la visión habitual de un capitalismo belicista, Lenin pasa a la de un capitalismo que provoca la guerra y, por tanto, la revolución.

Una vez iniciada la guerra, al principio, sólo una pequeña minoría pudo actuar según la convicción expresada por Liebknecht de que, para todos, el enemigo está en su propio país. Para que el «derrotismo revolucionario» se convirtiera en fuerza material, el estancamiento de los combates debía desgastar las energías militares y patrióticas, como había previsto Engels: «Es un hecho evidente que la desorganización de los ejércitos y la relajación completa de la disciplina han sido a la vez la condición previa y la consecuencia de todas las revoluciones que han triunfado hasta ahora.» (Carta a Marx, 26 de septiembre de 1851) «Lo mejor sería una revolución rusa que, sin embargo, sólo puede esperarse después de varias derrotas severas del ejército ruso.» (carta a Bebel, 13 de septiembre de 1886) La estrategia bolchevique sólo tenía sentido a partir de la certeza razonada «de que la guerra está creando una situación revolucionaria en Europa» (Lenin, 1915): exigía la escisión (juzgada en su momento como prematura por Rosa Luxemburg) de un vasto movimiento político que había fracasado, por supuesto, pero cuyas partes «sanas» debían separarse para (re)crear partidos revolucionarios, aprovechando la crisis general debida a la guerra para derribar el capitalismo.

La situación no es la misma un siglo después, sobre todo en ausencia de las importantes minorías radicales a las que se dirigió Lenin. Y la oposición a las guerras imperialistas (la de 2003 contra Irak, por ejemplo) es simplemente pacifista o incapaz de influir en la situación.

«Los llamamientos a la deserción, al derrotismo, al sabotaje de la guerra en ambos bandos, lanzados en estos días desde muchas partes, son ciertamente la única posición sostenible, desde el punto de vista de clase. Por lo tanto, son loables y compartibles, y ciertamente mucho más dignos que el antiimperialismo unilateral de quienes se sienten obligados a apoyar siempre al imperialismo «más débil». Esto, al menos, en principio. Pero estos llamamientos corren el riesgo de ser, en el fondo, si no «ideológicos», sí completamente estériles.» (Lato Cattivo, 2 de marzo de 2022)

¿Derrotismo revolucionario?

«¿De qué sirve un principio internacionalista cuando tu pueblo está bajo el fuego de un tanque ruso? ¿Hasta dónde deben llegar los trabajadores ucranianos para defenderse simplemente de una agresión militar? A los que estaban en el gueto de Varsovia, en Srebrenica, o en el momento de un ataque de Daech, ¿se les podía decir que no tomaran las armas porque podían ser suministrados por nacionalistas, o que su resistencia se alineaba con los intereses de una de las grandes potencias imperialistas?», preguntó un participante en un debate organizado por Angry Workers el 12 de marzo de 2022, a lo que respondió: «No creo que eso sea posible».

(Por cierto, es un error comparar a los ucranianos, obligados a buscar formas de protegerse contra la invasión, con los insurgentes del gueto de Varsovia de 1943. De espaldas a la pared, casi sin apoyo exterior y condenados a una muerte segura, los judíos del gueto preferían perecer con las armas en la mano. Afortunadamente, los ucranianos de 2022 tienen más de una opción).

Si la pregunta es legítima, fue igual de pertinente en el verano del 14, bajo el fuego alemán, para los habitantes de los pueblos belgas, donde los invasores fusilaron a miles de civiles, obligando a millones de personas a refugiarse en las regiones no ocupadas de Francia.

Responder a ellos en el lugar de los ucranianos sería imposible, y además sin casi ninguna consecuencia práctica. No tenemos ninguna solución inmediata para las emergencias del mundo, y las minorías comunistas no tienen más capacidad para hacerlo que la que tienen los propios proletarios en las situaciones y países en los que se encuentran.

Frente al agresor ruso, se puso en marcha una resistencia colectiva, una ayuda mutua de pueblo y de barrio, con aspectos de democracia de base, creando batallones de voluntarios, centros de formación militar y de enfermería, acogiendo a los refugiados, pasando a veces por encima de las jerarquías oficiales, con trueques también (cambiando un stock de armas por un vehículo), sin discontinuidad entre la solidaridad material «civil» y la autodefensa «armada» de la propia ciudad y de la propia vida.

Una posición muy extendida entre los círculos «radicales» es la de defender y practicar una forma de derrotismo revolucionario, pero sólo en un lado, en Rusia, para debilitar su esfuerzo bélico, mientras se apoya o se une a una resistencia supuestamente autónoma dentro de Ucrania y se intenta, si es posible, ampliarla.

Sin embargo, esta reacción polifacética es paralela y complementaria a la acción militar del Estado, y muy pocos de sus participantes pretenden sustituirla. La esperanza de que la democracia directa se extienda en Ucrania a través de la autoorganización de la resistencia no está respaldada por ningún hecho concreto. Siendo la situación la que es, es imposible proteger a la población con las armas sin contar con el Estado y a cambio, nos guste o no, darle apoyo. No hay pueblo ucraniano que luche junto al Estado sin ser dominado y supervisado por él. En este sentido, la referencia a la guerra española es particularmente desafortunada: en el verano del 36, aquellos anarquistas que aceptaron el mantenimiento de un gobierno burgués con el pretexto de que no tenía el poder real, que habría estado en manos de las masas populares que libraban la guerra antifranquista a través de sus organizaciones autónomas, fueron cruelmente contradichos menos de un año después. Mayo del 37 demostró quién tenía el poder: la República reprimió a los más radicales, neutralizó a las milicias obreras, transformó definitivamente el movimiento insurreccional en una guerra de frente, ganando la partida contra los proletarios antes de perderla contra Franco.

En 1914, no fue por belicismo chauvinista que casi todos los partidos socialistas aceptaron la unión nacional, sino en nombre del interés del pueblo (y del proletariado), por tanto de su derecho a defenderse del invasor. En 2022, aun admitiendo que en Ucrania se oponen dos imperialismos, algunos recomiendan apoyar a un bando (por democrático y agredido) contra el otro (dictatorial y agresor). La historia tartamudea.

No somos ni pacifistas ni no violentos: la agitación revolucionaria de la sociedad requiere el uso de las armas. Pero una lucha armada, incluso autoorganizada, no es suficiente para desafiar los cimientos de una sociedad. Por sí mismo, un movimiento partisano, aunque sea grande, contribuirá a la derrota del enemigo, sin por ello iniciar una revolución. No es de extrañar que la prioridad de algunos de nuestros camaradas ucranianos sea la salida del invasor, pero si esperan una profunda transformación social, es dudoso que la unidad nacional le sea favorable: «el pueblo» reuniendo a todos los ucranianos, a todas las clases juntas (excluyendo sólo si es necesario a los colaboradores del enemigo), la posguerra no irá en contra de los intereses de los propietarios. En el mejor de los casos, saldrán algunas reformas, desde luego no una amplia democracia directa, ni cambios estructurales.

Otra posibilidad sería la aparición de grupos que se pongan a la cabeza de la resistencia hacia una situación de «doble poder», lo que llevaría a la confrontación no sólo con el ejército ruso (a su vez debilitado desde dentro por sus fracasos, o incluso socavado por los motines), sino también con el Estado ucraniano, que también es contestado desde dentro. Este no es el caso. En Ucrania no actúan tres fuerzas: el invasor ruso, el ejército oficial y, además, una resistencia popular autónoma capaz de expandirse. Además, en la medida en que ésta no se dejaría reclutar ni por las tropas regulares ni por la defensa territorial, no tendría acceso a las armas que deciden la suerte de los combates (por ejemplo, los misiles antitanques), ni a la logística que se ha vuelto indispensable (municiones, combustible, alimentos, evacuación de los heridos, etc.), y sólo desempeñaría un papel auxiliar. En 1944, la Resistencia y los maquis contribuyeron a la derrota alemana, pero Francia fue liberada por los ejércitos aliados.

Como toda crisis grave, una guerra pone en marcha los cimientos de una sociedad, pero reabre las fracturas tanto como agrava las divisiones, y de ella puede salir cualquier cosa con tal de que parezca ofrecer una solución: el partido bolchevique en Rusia en 1917, los fascistas en Italia en 1922. La conmoción de una guerra no conduce ipso facto a una reacción antibélica, que probablemente adoptará las formas más opuestas, revolucionarias, conservadoras o reaccionarias. Hace exactamente cien años, Lenin, que hablaba por experiencia en materia de derrotismo revolucionario, dijo que «la cuestión nacional» estaba «destinada a ser ineludiblemente decidida por la clase obrera a favor de su burguesía». El siglo pasado le ha dado bastante razón.

Es en el país agresor donde la fórmula de Liebknecht tiene un significado práctico. Después de 1918, los estibadores de varios países europeos interrumpieron las entregas de armas a los rusos blancos. A menor escala, en 2003, durante la guerra contra Irak en Gran Bretaña, una movilización para bloquear las bases militares coincidió con la negativa de los trabajadores ferroviarios a transportar materiales para el ejército. En 2022, los anarquistas rusos destruyeron los centros de reclutamiento del ejército, los ferroviarios bielorrusos sabotearon los ferrocarriles que transportaban tropas y equipos rusos a Ucrania, y los estibadores estadounidenses, suecos y británicos se opusieron a la descarga de barcos rusos. Si estos movimientos pudieran continuar, y el rechazo a una guerra impopular por parte de Rusia y de las tropas invasoras debido al retraso en el terreno y al regreso de demasiados «ataúdes de zinc» es cada vez mayor, entonces serían posibles las deserciones, los motines e incluso las fraternizaciones. A fecha de hoy (junio de 2022), esto no es así (¿todavía?).

En 1940, Otto Rühle escribió: «La cuestión que se nos impone hoy es si la consigna de Liebknecht «El principal enemigo está en nuestro propio país» sigue siendo tan válida para la lucha de clases como lo fue en 1915». A lo que respondió: «Sea cual sea el bando que apoye el proletariado, estará entre los derrotados. Por lo tanto, no debe ponerse del lado de las democracias ni de los totalitarios.»

 La paix, c’est la guerre
troploin.fr/node/104

Traducción: Panfletos Subversivos
panfletossubversivos.blogspot.com

Biblioteca Cuadernos de Negación
bibliotecacuadernosdenegacion.blogspot.com

Lecturas

Para un análisis preciso del estallido y el curso de la guerra: Tristan Leoni, Adieu la vie, adieu l’amour… Ukraine, guerre et auto-organisation: https://ddt21.noblogs.org/?p=3424 [Hay version en castellano: Adiós a la vida, adiós al amor… Ucrania, la guerra y la autoorganización https://materialesxlaemancipacion.espivblogs.net/2022/06/07/adios-a-la-vida-adios-al-amor-ucrania-la-guerra-y-la-autoorganizacion ]

L’Appel du vide, 2003: https://troploin.fr/node/18

Demain, orage. Essai sur une crise qui vient, 2007: https://troploin.fr/node/26

La Nation dans tout son état, 2019: https://ddt21.noblogs.org/?page_id=2158
https://ddt21.noblogs.org/?page_id=2176

Tristan Leoni, Manu militari, nouvelle édition augmentée, Le Monde à l’envers, 2020.

Lettres d’Ukraine, 1, 18 mars 2022: http://dndf.org/?p=20012#more-20012 [Hay version en castellano: https://panfletossubversivos.blogspot.com/2022/04/cartas-desde-ucrania.html ]

Jean-Numa Ducange, Quand la Gauche pensait la Nation: Nationalités et socialismes à la Belle-Époque, Fayard, 2022.

Sur les internationalistes du 3e  camp, 1940-1952 (« groupes qui se distinguent par le refus de tout soutien à un quelconque camp impérialiste»):  https://archivesautonomies.org/spip.php?rubrique367

Lato Cattivo, Du moins, si l’on veut être matérialiste, 2 mars 2022: https://dndf.org/?p=19975 [Hay version en castellano: https://panfletossubversivos.blogspot.com/2022/03/sobre-el-sentido-o-no-de-los.html]

Textos del Parti Communiste International: https://pcint.org/

Fragments of a debate amongst AngryWorkers on the war in Ukraine, 12 mars 2022: https://libcom.org/article/fragments-debate-amongst-angryworkers-war-ukraine

Sobre las I y II Internacionales enfrentadas en 1870 y 1914, véanse los anexos I y II de 10 + 1 questions sur la guerre du Kosovo (1999- 2010): https://troploin.fr/node/31

Liebknecht: L’ennemi principal est dans notre propre pays (mai 1915): https://www.marxists.org/francais/liebknec/1915/liebknecht_19150500.htm [Hay versión en castellano: «El enemigo principal está en casa» https://www.marxists.org/espanol/liebknecht/1915/mayo/00001.htm ]

Engels, Introduction à la brochure de Sigismund Borkheim, 1887: https://www.marxists.org/francais/engels/works/1887/12/borkheim.htm

George Haupt, L’Historien & le mouvement social, Maspéro, 1980. Chapitres 6 et 7.

Rosa Luxemburg, La Crise de la social-démocratie (Junius folleto), 1915, capítulo 8: https://www.marxists.org/francais/luxembur/junius/rljhf.html

Lenin, À propos de la brochure de Junius, julio de1916:  https://www.marxists.org/francais/lenin/works/1916/07/vil191607001.htm

Timothy Snyder, The Reconstruction of Nations. Poland, Ukraine, Lithuania, Belarus 1569-1999, Yale UP, 2003.

Serhic Plockty, The Gates of Europe. A History of Ukraine, Basic Books, 2015.

Norman Davies, White Eagle, Red Star: The Polish-Soviet War 1919-20, Pimlico, 2003.

Sur Bandera: Stephen Dorril, MI 6. Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Service, Simon & Schuster, 2002, capítulo 14.

Tim Judah, In Wartime. Stories from Ukraine, Penguin, 2015.

Richard Sakwa, Frontline Ukraine: Crisis in the Borderlands, Tauris, 2015.

Emmanuel Todd, Après l’empire, Gallimard, 2002.

Max Hastings, Catastrophe 1914: Europe Goes to War, W. Collins, 2014. Des origines de la guerre jusqu’en décembre 1914.

Sobre la ruptura de los diques del río Amarillo en 1938: Rana Mitter, China’s War with Japan 1937-1945, Penguin, 2014, pp. 157-162.

Sobre la relación entre la OTAN, Rusia y Ucrania: Tariq Ali, Before the War, London Review of Books, 24 mars 2022.

Sobre la estrategia militar de Estados Unidos: Jerry Broown, Washington’s Crackpot Realism, New York Review of Books, 24 mars 2022.

Sobre la posibilidad de una guerra nuclear: Tom Stevenson,  A Tiny Sun, London Review of Books, 24 février 2022.

Otto Rühle, Which Side To Take?, 1940: https://www.marxists.org/archive/ruhle/1940/ruhle01.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.