Adiós a la vida, adiós al amor… Ucrania, la guerra y la autoorganización

«Cuánta sangre ha bebido esta tierra

Sangre de obrero y sangre de campesino

Para los bandidos que provocan guerras

Nunca se muere, sólo se mata a los inocentes.” [1]

 

Clausewitz hablaba de la incertidumbre del campo de batalla como la «niebla de la guerra», y el término podría aplicarse con la misma facilidad a la avalancha mediática que estamos viviendo desde el 24 de febrero de 2022 en relación con Ucrania. Los dos bandos se encuentran inmersos en una guerra de propaganda e imagen bastante clásica, reforzada de forma inédita por las redes sociales. Desde este punto de vista, los ucranianos tienen la ventaja; hay muchas imágenes disponibles en su lado (tomadas por civiles o periodistas), mucho menos en el lado ruso (no hay smartphones para los soldados, ni civiles, ni pocos periodistas). De ahí, por ejemplo, que al principio hubiera un exceso de vehículos rusos destruidos. Esto es lo que ven los occidentales (nosotros), pero es sólo una parte de la realidad. Sobre todo porque los algoritmos acentúan la banalidad de nuestros respectivos sesgos cognitivos, empujándonos a favorecer la información que confirma nuestras opiniones y presuposiciones: este es el «problema de Diagoras», pero en tiempos de guerra este lote cotidiano se vuelve excesivo, asfixiante. No es fácil mantener la distancia necesaria y la cabeza fría para entender lo que está pasando y, si es necesario, actuar en consecuencia; es aún menos fácil cuando se vive en un país beligerante o cobeligerante.

Lo bueno, lo malo y lo feo

«No te preocupes, esos están fuera.” [2]

Rusia invadió Ucrania, no al revés. Sin embargo, por importante que sea, la diferencia entre «agresor» y «agredido» no es un criterio suficiente para entender la situación. El demócrata y el autoritario, el bueno y el malo, etc.

El 28 de julio de 1914, tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando, el poderoso Imperio Austrohúngaro (50 millones de habitantes) declaró la guerra a la pequeña Serbia (diez veces menos poblada). En los días siguientes, mediante el juego de alianzas, todas las potencias europeas entraron en guerra, y uno de los argumentos de Francia e Inglaterra fue la defensa del débil frente al fuerte. «Nadie puede creer de buena fe que seamos los agresores», declaró René Viviani, Presidente del Consejo de una República Francesa muy democrática a la que Alemania, necesariamente despótica y cruel, acababa de declarar la guerra. Mientras que la gran mayoría de los socialdemócratas de todos los países (e incluso algunos anarquistas, como Piotr Kropotkin) se adhirieron a esta narrativa y a las respectivas políticas de la Unión Sagrada, el Partido Socialista serbio rechazó la defensa nacional y no votó a favor de los créditos de guerra. En 1914, pocos revolucionarios no sucumbieron a la propaganda de guerra [3].

Pero las causas de la Primera Guerra Mundial ya no se explican así. El iniciador o incidente desencadenante de un conflicto es sólo un elemento de una situación global mucho más compleja [4]. Cada país puede alegar legítimamente que se defiende, el invadido contra el invasor, por supuesto, pero también el invasor que interviene para evitar que un tercero ocupe, domine o manipule al invadido. La URSS lo hizo en Hungría en 1956, Gran Bretaña y Francia en Egipto el mismo año, Estados Unidos en Vietnam, la URSS en Afganistán, etc. Los débiles sólo existen porque los fuertes los protegen contra otros fuertes, y cada uno se defiende para evitar que su vecino lo ataque, o para servir de base para hacerlo.

Como tantas otras antes, la guerra que se libra hoy en territorio ucraniano, y a costa de su población, se inscribe en el marco más amplio del enfrentamiento entre grandes bloques; y la caracterización de los regímenes implicados (democráticos o no) es (como siempre) anecdótica.

En Occidente, algunas buenas mentes lamentan el hecho de que, en lugar de disolver la OTAN cuando el Pacto de Varsovia se disolvió tras la disolución de la URSS en 1991, Estados Unidos ampliara gradualmente esta alianza militar para incluir a la mayoría de los antiguos satélites de la URSS. ¿Cómo reaccionaría Estados Unidos si México o Canadá se unieran a una alianza militar dirigida contra él? [5] En 2022, la invasión rusa tiene la ventaja de justificar retrospectivamente y continuar la ampliación de la OTAN (Suecia, Finlandia).

Esta no es la cuestión. Para Estados Unidos (y sus aliados) era evidente aprovechar la oportunidad de la desaparición de la URSS para promover sus intereses y limitar el poderío ruso. Al igual que hizo la URSS en el pasado siempre que pudo. Ucrania es un territorio demasiado estratégico (sobre todo el este y el sur del país) para que cualquiera de los dos bandos lo ceda fácilmente (masa de población y, por tanto, de proletarios, industrias, regadíos, numerosos recursos existentes o potenciales, incluso bajo el Mar Negro, acceso y control de este mar, etc.).

«Detengan la guerra. No te creas la propaganda. Aquí te están mintiendo»… Se necesita valor para que Marina Ovsiannikova, el 14 de marzo de 2022, se atreva a denunciar públicamente la guerra que libra su propio país. Es dudoso que los informativos de una gran cadena francesa puedan ser interrumpidos a las 20 horas por un inoportuno cuestionamiento de la propaganda bélica occidental. ¿Hay más pacifistas en Moscú que en París?

Puede que Rudyard Kipling nunca escribiera que «la primera víctima de la guerra es la verdad», pero aun así… Es de esperar, pero resulta sorprendente ver con qué rapidez los medios de comunicación de cada país expresan un consenso que se corresponde con la política de los gobernantes [6]. La aceptación más o menos generalizada de la gestión estatal de la crisis de Covid-19 por parte de la población no ha impedido que se produzcan actos de protesta, minoritarios pero que se repiten con cierto eco. La guerra no sólo crea sumisión, sino también adhesión, al menos mientras el conflicto no se prolongue hasta el punto de que sus objetivos parezcan cada vez menos creíbles. Sabiendo que en 2022, decenas de millones de hombres ya no serán llamados a servir en el ejército: cientos de millones de espectadores se movilizarán frente a sus pantallas.

En París o Marsella, todo el mundo está en contra de la guerra… pero quieren que Ucrania gane, que se entreguen más armas y que se envíen soldados franceses allí. Las concentraciones «pacifistas» con colores amarillos y azules son muy tranquilas y escasas si las comparamos con las encendidas manifestaciones contra la guerra de 2003, donde, es bueno recordarlo, nadie deseaba la victoria de Irak, nadie proponía entregar armas a Bagdad para que derribara los aviones estadounidenses. Es cierto que el objetivo oficial de esta operación tan especial era desbautizar y desmilitarizar el país, luchar contra el terrorismo, liberar a un pueblo y llevarle la democracia. Es un poco confuso.

¿Pero por qué?

«- Es una guerra antifascista…

– Es una guerra. Con sus orígenes profundos, sus razones históricas, sus explicaciones. El nacionalismo, el Tratado de Versalles, las rivalidades entre las potencias expansionistas. « [7]

De hecho, ¿por qué se ha embarcado Rusia en esta operación, cuyas consecuencias serán catastróficas, incluso para ella misma? ¿Cuál era su interés?

Evitemos, en primer lugar, las explicaciones psicologizantes o patologizantes que están muy de moda hoy en día cuando se trata de hablar de un adversario; la senilidad o la confusión mental de cualquier dirigente político no es la cuestión; evitemos también la personalización, ya que uno nunca dirige solo.

La historia nos muestra que lanzar una guerra, esta «locura», es en realidad, en un momento dado, la opción más razonable para un Estado; pero la lógica y los intereses de las clases dominantes son muy diferentes de los de la gente honesta y los proletarios.

En primer lugar, señalemos que, si la amenaza existía, la puesta en marcha de esta operación y, sobre todo, su magnitud, sorprendió a casi todos los observadores y especialistas. La invasión de Ucrania había sido prevista y planificada (los estados mayores siempre hacen planes para las más diversas situaciones), y precedida por gigantescas maniobras en Bielorrusia. Pero no es seguro que la operación haya sido realmente elegida, y menos aún cuándo se puso en marcha; es posible que haya sido impuesta a los dirigentes rusos como resultado de una compleja pero fatal espiral de enfrentamiento entre la OTAN y Rusia (especialmente desde 2014), en la que han participado elementos como :

>  la rivalidad entre Estados Unidos y Rusia por el suministro energético de Europa;

>  el mayor despliegue de tropas de la OTAN en la región en los últimos años (países bálticos, Polonia y Rumanía)

>  el aumento de las entregas de armas occidentales a Ucrania en 2021 y, por tanto, el aumento de la fuerza del ejército ucraniano, que en el futuro (¿pero cuándo?) podría ser lo suficientemente fuerte como para reconquistar los territorios secesionistas del Donbass o, al menos, para oponerse eficazmente a una nueva intervención rusa;

> la evolución y el fracaso de las negociaciones sobre el estatuto de Ucrania (¿neutralidad? ¿desmilitarización? ¿pertenencia a la OTAN?) y del Donbass (¿autonomía? ¿Independencia?), incluso en las semanas anteriores a la ofensiva

> las declaraciones de Joe Biden, quien, mientras Estados Unidos denuncia la inminencia de la invasión rusa, anuncia que no tiene «ninguna intención de desplegar fuerzas estadounidenses o de la OTAN en Ucrania» (25 de enero de 2022), lo que, en términos diplomáticos, puede interpretarse como un «bien por acuerdo » [8] ;

> Países europeos que parecen débiles, divididos y demasiado dependientes de Rusia para imponer nuevas sanciones económicas;

> Elementos que hoy se nos escapan – algunos expertos mencionan un posible giro de Rusia hacia el 21-23 de febrero;

> Una ventana de oportunidad que parece cerrarse: «Es ahora o nunca».

Prevista como una posibilidad, esgrimida como una amenaza en el póquer diplomático, la invasión de Ucrania fue probablemente decidida y luego pospuesta, tal vez varias veces; la decisión final fue probablemente tomada sólo en el último momento, después de haber perdido varias semanas, de ahí las condiciones climáticas muy desfavorables, en un período de raspoutitsa.

Curso de las operaciones

«Ningún plan puede resistir el primer

contacto con el enemigo « [9].

Lo que primero sorprende a los observadores «astutos» es que la ofensiva terrestre rusa viene precedida por sólo unas horas de bombardeos aéreos y ataques con misiles contra cuarteles, bases aéreas, sistemas de defensa aérea y radares ucranianos. [10] En segundo lugar, la audacia del plan inicial (digno de una peligrosa tirada de dados en un juego de guerra). En segundo lugar, está la audacia del plan inicial (digno de un peligroso lanzamiento de dados en un juego de guerra). El objetivo era probablemente hacer capitular a Ucrania en pocos días, tras una operación de helicópteros a gran escala contra un aeropuerto en las afueras de Kiev, preparando el camino para una rápida penetración blindada, la toma de la capital y la caída del gobierno. Aunque los paracaidistas tomaron el aeropuerto, la operación fracasó porque fueron superados por una contraofensiva. Al mismo tiempo, en varios puntos, columnas de blindados cruzaron la frontera y penetraron en el país, pero sin precaución ni protección, sin apoyo aéreo táctico y, sobre todo, otra sorpresa, sin preparación ni apoyo artillero; mientras que, heredero de la doctrina soviética, «el ejército ruso es ante todo una gran artillería que rueda y una fuerza de ataque aéreo que lanza bombas suaves» (Michel Goya). Tampoco destruye lugares estratégicos, la distribución de electricidad o las comunicaciones (en Serbia, en 1999, la OTAN apuntó a centrales eléctricas y puentes). Digan lo que digan los medios de comunicación occidentales, en los primeros quince días de su ofensiva, Rusia está librando una guerra relativamente «contenida». Esto se explica por la presión mediática, pero también por el deseo de Rusia de preservar las infraestructuras y las industrias pesadas de las zonas que quería anexionar y, sobre todo, por la perspectiva de ahorrarse una población de habla rusa que pensaba que sería bien recibida y que, oficialmente, decía querer liberar del yugo nazi. Pero esta estrategia acabó en fracaso. Los análisis de los servicios de inteligencia rusos estaban completamente equivocados: la población resultó ser hostil a los soldados y a veces improvisó acciones de resistencia armada (lanzando cócteles molotov). Además, la invasión rusa se enfrenta a una oposición del ejército ucraniano mucho más tenaz de lo esperado. Esto se debe principalmente al hecho de que el ejército ruso no se beneficia de ningún efecto sorpresa; si las semanas de maniobras en Bielorrusia causaron obviamente preocupación, los ucranianos recibieron de la inteligencia estadounidense los detalles precisos de la operación que se avecinaba y se prepararon para ella, en particular dispersando las tropas y el equipo para limitar los efectos de los primeros bombardeos rusos.

Las columnas rusas de vehículos blindados o de camiones de abastecimiento que avanzan como si se tratara de un terreno conquistado se enfrentan a una virulenta guerra de guerrillas; son un objetivo primordial, menos para los civiles armados que para los pequeños grupos de soldados fuertemente equipados (en particular, los formidables misiles antitanque Javelin estadounidenses o NLAW [11] suecos) o para los drones de combate (Bayraktar turcos). El progreso también parece verse obstaculizado por la falta de combustible, alimentos e incluso municiones, es decir, por la mala logística y/o la falta de preparación. De ahí la moral relativamente baja de los combatientes, sobre todo después de semanas de agotadoras maniobras.

Tras quince días de lucha, a medida que el deshielo y el barro se extendían y las posiciones se hacían más rígidas, los atacantes comenzaron a hacer un uso mucho menos moderado de la artillería, especialmente contra las afueras de las grandes ciudades sitiadas, donde se posicionaba la infantería ucraniana. La fuerza aérea rusa sigue siendo poco utilizada, parece tener poca munición de precisión, por lo que los ataques tienen que hacerse a la vista, así que en días claros, pero el tiempo es malo y el techo es muy bajo, por lo que los aviones están al alcance de los Manpads ucranianos (misiles antiaéreos portátiles), que les infligen grandes daños. Además, el ejército ucraniano se benefició muy pronto de un importante apoyo de la OTAN, ya sea en términos de equipamiento (entregas masivas y crecientes de armas y equipos), de formación (in situ o en países occidentales), de supervisión (in situ [12]), o de inteligencia [13].

Muy pronto se habló de un fracaso o de un estancamiento del ejército ruso [14] , sin conocer los objetivos iniciales del Kremlin; además, hay una diferencia entre los objetivos políticos y los militares, que deben ser más amplios que los primeros para permitir la toma de lugares que sirvan de moneda de cambio en futuras negociaciones. Invadir toda Ucrania no es probablemente el proyecto del Kremlin: demasiado costoso, demasiado complejo (sobre todo para ocupar el territorio), mientras que sería más práctico mantener a Ucrania reducida a su parte occidental (aunque sólo sea para reunir allí a los millones de refugiados y a las poblaciones más hostiles a Rusia). Es más probable el deseo de anexionar nuevas provincias más o menos disimuladas (orilla oriental del Dniéper, parte o toda la costa del Mar Negro). En cualquier caso, a menos que sea humillada (a los ojos del mundo y de su población), Rusia no puede detener su operación antes de haber conquistado un mínimo de posiciones estratégicas. «Putin está en la posición exacta de un jugador. Hizo una apuesta y la perdió al principio. ¿Hasta dónde seguirá apostando para no irse con los bolsillos vacíos? Esa es exactamente la cuestión. Y Occidente debe entender que no puede irse con los bolsillos vacíos, porque si tiene la sensación de que puede irse con los bolsillos vacíos seguirá apostando. Este es el espejismo de la victoria que se apodera de todos los líderes que se comprometen en una operación militar» (General Vincent Desportes) [15].

A finales de marzo, cuando se confirmó el estancamiento y hubo que evitar un amargo fracaso, las tropas rusas se retiraron de los territorios conquistados alrededor de Kiev y en el norte del país y se replegaron hacia el este. A partir de ahora, el objetivo del Kremlin es completar la conquista del Donbass y asegurar la continuidad territorial entre este territorio y Crimea, e incluso con Transnistria. Para ello, las unidades rusas volvieron a su doctrina clásica y dedicaron un gran espacio a la preparación de la artillería y al bombardeo aéreo. A finales de abril, lenta pero metódicamente, estas tropas avanzaron; el enfrentamiento, tanto mecánico como humano, fue feroz, sobre todo porque las fuerzas estaban ahora relativamente equilibradas. Moscú, que sólo movilizó un número relativamente pequeño de hombres en esta guerra, unos 200.000 (en comparación con los 200.000 a 300.000 de Kiev), se benefició de una cierta superioridad aérea (limitada por los misiles antiaéreos del enemigo) y de artillería (limitada por las potentes fortificaciones de los defensores). Si no consigue acabar con la resistencia en el Donbass, Rusia tendrá que buscar otra solución para no perder la cara… sobre todo porque ya hay quien habla de la posibilidad de que se revierta la situación y se produzcan ofensivas ucranianas contra Transnistria o Crimea. Dado que muy pocos países parecen estar trabajando en la desescalada, sino todo lo contrario, el riesgo de un aumento de los extremos es ahora muy real.

 La autoorganización de la población

 «Ya no hay razón para luchar, ya no tenemos un ejército, ni tú ni yo, nada más que trapos de diferentes colores que ahora se llaman uniformes. ¿Cómo nos vemos ahora con estos trapos? Ya no hay fronteras, ni gobiernos, ni causas nobles, así que no hay razón para luchar… [16]

Como hemos visto, Rusia esperaba una buena acogida en las regiones rusófonas del este y el sur del país, pero ocurrió lo contrario. En los primeros días se hizo mucho hincapié, tanto en los medios de comunicación burgueses como en las redes de militantes, en la movilización de la población ucraniana; esto nos parece que entra en dos campos diferentes.

En primer lugar, la solidaridad material básica ante la catástrofe: ayudar y acoger a los refugiados que huyen de las zonas de combate (están abajo de ti y vienen del pueblo de al lado), ayudar a los heridos o a las personas sepultadas bajo los escombros de una casa, etc. Nos organizamos como podemos, pero no tenemos los medios para hacerlo. Nos organizamos como podemos, en coordinación con los servicios de emergencia, el ayuntamiento, una ONG o simplemente entre vecinos. Estos gestos se han interpretado a veces como signos de una autoorganización de los proletarios que sería emancipadora si se extendiera y fortaleciera. Esto nos parece especialmente exagerado, ya que estos gestos son el resultado de mínimos reflejos de ayuda mutua que son bastante comunes entre los seres humanos.

Y hay una movilización que podría llamarse marcial, con el objetivo de contrarrestar la ofensiva rusa. También en este caso, la gente se organiza como puede mientras los servicios estatales están completamente desbordados: artistas que crean un taller para fabricar cócteles molotov, propietarios de restaurantes que montan una cantina para suministrar raciones a los soldados, empresas que se reconvierten para fabricar obstáculos antitanque, mujeres que se unen para coser redes de camuflaje, jubilados que llenan sacos de arena, habitantes que construyen barricadas, etc.

Lo que llama mucho la atención de las personas no acostumbradas a la guerra (nosotros) son los civiles que hacen cola para ponerse el uniforme y alistarse en la Defensa Territorial (DT), esa rama del ejército ucraniano formada por reservistas y voluntarios. Se distribuyeron decenas de miles de fusiles de asalto entre la población, se liberaron prisioneros a cambio de su participación en los combates, etc. Al principio, los que se alistaban tenían que equiparse, a sus expensas, en las tiendas de excedentes militares (trajes de faena, cascos, chalecos antibalas, etc.). En cuanto a los que siguieron, especialmente los que estaban inscritos en listas de espera, a menos que tuvieran experiencia militar, el gobierno les pidió sobre todo que siguieran trabajando, otra forma esencial de resistencia.

El valor táctico de las unidades compuestas de esta manera es, comprensiblemente, bastante reducido, pero el papel del DT es sobre todo el de aliviar a los soldados mejor entrenados de las tareas más ingratas y que más tiempo consumen: vigilar la retaguardia (almacenes, puentes, etc.), patrullar las ciudades, imponer toques de queda y luchar contra los saqueos. La puerta está abierta a todos los «excesos»: se multiplican los controles y las comprobaciones de identidad (bajo la autoridad de su vecino, de su tendero o de un compañero de trabajo), los ciudadanos vigilantes vigilan y denuncian, los civiles sospechosos (espías, saboteadores, prorrusos…) son perseguidos y trasladados quién sabe dónde para ser interrogados, etc. Como los tribunales ya no funcionaban, eran los DT quienes a veces aplicaban una justicia expeditiva, en particular contra los ladrones y los saqueadores (los que no eran fusilados en el acto eran atados a un poste en medio de la calle, con los pantalones bajados por encima de los tobillos, en el frío glacial).

Sin abogar por un pacifismo dichoso, nos parecen más interesantes las manifestaciones de civiles que a veces observamos y que tenían como objetivo bloquear las vías de circulación, detener columnas de tanques mediante acciones no violentas (cosas que se vieron en Irán en 1979, en Pekín en 1989, en Eslovenia en 1990). Pero también aquí lo que se expresa no es un rechazo visceral a la guerra, un pacifismo un tanto ingenuo, sino un profundo nacionalismo; no se agitan banderas de la paz, sino el emblema ucraniano. Con esta crisis, sin duda estamos asistiendo «en directo» a la finalización de la construcción de esta nación ucraniana, fruto de un proceso que comenzó con la independencia: una población que, sea cual sea su lengua, es repentinamente consciente de sus especificidades históricas, culturales e incluso religiosas (la Iglesia ortodoxa, todavía dependiente de Moscú, se separa de ella) y que, más allá de las clases, se siente orgullosa de sí misma… aunque, a la luz de la historia, estas especificidades puedan parecer bastante artificiales, e incluso si se crean desde cero para la ocasión (como tras la ruptura de Yugoslavia en los años 90). Habrá quien lo encuentre conmovedor. En cualquier caso, esto no parece molestar a muchos humanistas y socialdemócratas occidentales, que suelen ser más reticentes al nacionalismo; una magnífica ilustración de ello es el cineasta Mathieu Kassovitz explicando a un periodista que los ucranianos, a los que conoce bien, son «ultranacionalistas en el buen sentido, es decir, están orgullosos de su país y quieren protegerlo absolutamente». Lo mismo parece ocurrir con algunos activistas franceses de extrema izquierda (para quienes, en general, ondear una bandera tricolor en una manifestación es un signo de fascismo). ¡Pero ya hay anarcosindicalistas ucranianos que promueven un «nacionalismo liberador y creativo» ! [17]

Un sentimiento nacionalista que, lógicamente, va unido al apoyo de la población a su ejército, un apoyo vibrante y de larga duración, combinado con una relación con la virilidad algo diferente a la que conocemos en Europa occidental, lo que explica «naturalmente» esta disposición a tomar las armas para defender su país, aunque sea «el entrenamiento», La formación, el mantenimiento y el armamento de Ucrania, así como las exigencias del FMI en cuanto a los créditos concedidos al Estado, son al mismo tiempo las causas estructurales del desmantelamiento de los hospitales, de la escasa inversión en educación, de las miserables pensiones de los jubilados y de la ausencia de aumento de los salarios en el sector público [18] «. Porque defender la patria es ante todo, recordémoslo, defender los intereses de la propia burguesía contra los de la burguesía de enfrente.

La exaltación ligada a la tierra, la sangre y la democracia tiene, sin embargo, algunos límites. Desde el principio de la invasión, si se decretaba el reclutamiento, que permitía alistar a todos los hombres de entre 18 y 60 años, iba acompañado de la prohibición de abandonar el territorio… porque no todos los ucranianos parecían querer alistarse en el ejército o en la DT. Efectivamente, hay insumisos y desertores; algunos tratan de esconderse, de obtener papeles falsos, de huir al extranjero; no en vano hay controles en la frontera para la salida de los refugiados. Otros, cautelosamente, se unen a su DT local, en la retaguardia, para evitar ser incorporados por la fuerza a una unidad que entraría en batalla. Desgraciadamente para ellos, las entregas de la OTAN (por ejemplo, decenas de miles de cascos y chalecos antibalas) permitieron el equipamiento de un número creciente de nuevos reclutas (y de miembros de la DT) y su envío al temido Frente Oriental… del que, mecánicamente, surgió un número creciente de evasores de la conscripción y quizás incluso las primeras manifestaciones contra el reclutamiento obligatorio (en Khoust, en el oeste del país).

Pero, si Ucrania experimentó algunas semanas de vacilación, el gobierno tomó rápidamente las riendas, en particular, hay que reconocerlo, gracias al apoyo de sus ciudadanos. Estos últimos no se autoorganizaron contra el Estado, ni por su ausencia, sino para evitar que se derrumbara bajo los golpes rusos. Se trata de una reacción bastante «normal» en un país con un fuerte sentimiento de unidad nacional, formateado para ello por la propaganda ad hoc. Esto confirma, una vez más, que la autoorganización no es en sí misma revolucionaria.

¿Qué hacer… bajo las bombas?

«Cantar la victoria nos abre la puerta;

La libertad guía nuestros pasos. [19]

No estamos en la situación de los ucranianos, ni de los anarquistas o comunistas que viven en Ucrania; es difícil saber lo que habría que hacer allí, hacer una valoración sobre el terreno de su acción, porque (sean cuales sean nuestras ideas) no sabemos cómo reaccionaríamos nosotros en su lugar; la retrospectiva histórica suele permitir este tipo de juicios, porque es fácil acertar cuando se conoce la secuencia y el final de los acontecimientos [20]. Pero, ¿nuestros camaradas ucranianos deberían estar exentos de críticas simplemente porque son los «primeros afectados»? Como mínimo, si su actividad es asunto suyo, el discurso que llevan allí, que nos dirigen y que se retransmite en Francia merece una atención completamente diferente.

Las reacciones de los militantes «radicales» ucranianos parecen muy diversas, a veces contradictorias. Algunos compañeros antimilitaristas y pacifistas mantienen posiciones revolucionarias derrotistas, pero la propaganda en este sentido parece tan arriesgada en Ucrania como en Rusia. Otros se dedican a ayudar a los refugiados o a los heridos [21].

Sin embargo, lo que fue muy sorprendente en Francia fue enterarse, a través de algunos textos y testimonios, de que los anarquistas ucranianos se habían unido al ejército o al DT. Algunos grupos parecen haber aprovechado la distribución de armas para formar unidades de combate; en un folleto se menciona la creación de «dos escuadrones»; una veintena de militantes en traje de faena y kalashnikovs posan para una foto alrededor de una bandera negra con una A rodeada, con el pie de foto afirmando cautelosamente que estos grupos «tendrían un cierto grado de autonomía» dentro de la DT -lo que, como podemos ver, significa un cierto grado de subordinación [22] . De hecho, incluso tras un breve periodo de caos, está claro que el ejército trató de controlar a los grupos de civiles armados, especialmente si proclamaban abiertamente una ideología política que no era compatible con la autoridad del Estado. El hecho es que las unidades militares anarquistas o antifa probablemente no comprenden más que unas pocas docenas de combatientes locales (a los que tal vez se unan unas pocas docenas de occidentales), en una zona en la que dos gigantescos ejércitos de varios cientos de miles de hombres están luchando entre sí. [23] Como recordatorio, el famoso batallón de Azov -una de las ramas militares de las múltiples organizaciones de la extrema derecha ucraniana- es una unidad permanente de la DT que comprende varios miles de combatientes y que cuenta con vehículos blindados y tanques.

Las primeras escenas de una exitosa emboscada a un convoy ruso hicieron pensar a algunos que, si el Estado ucraniano se derrumbaba, el ejército ruso tendría que enfrentarse a una vasta guerrilla popular compuesta por grupos autónomos que actúan a su manera; grupos que ciertamente están motivados en su mayoría por el sentimiento patriótico, pero en medio de los cuales los grupos anarquistas podrían tal vez desempeñar un papel influyente… Esto supone olvidar que, para ser eficaz, dicha resistencia debe estar muy estructurada, disciplinada, financiada y apoyada por otros Estados.

Pero tras unos días marcados por espectaculares acciones de tecno-guerrilla protagonizadas por pequeñas unidades de soldados profesionales (entrenados en este tipo de acciones por los estadounidenses), los combates adquirieron muy pronto una fisonomía más clásica, la de un enfrentamiento entre grandes unidades fuertemente equipadas, en el que la coordinación, el movimiento, las fortificaciones, los duelos de artillería y el flujo de municiones y combustible pasaron a ser fundamentales. ¿Qué pasó con las «escuadras» anarquistas en esta vorágine? Es poco probable que su «autonomía» haya aumentado.

Entonces, ¿por qué participar? En varios textos, los anarquistas y radicales ucranianos declaran querer «pesar» en los acontecimientos, estar preparados «por si acaso» y no permanecer aislados del resto de la sociedad [24] ; es en defensa de esta «sociedad» donde explican que participan, pero por supuesto no en defensa del Estado, y además, si algunos de ellos declaran haber suspendido su lucha antiestatal, es con vistas a reanudarla con más ardor cuando vuelva la paz. Primero ganar la guerra, luego trabajar para la revolución… el estribillo es bien conocido. Aunque evidentemente no aprenden nada de la Guerra Civil Rusa o de la Guerra de España, algunos se justifican aludiendo al recuerdo de estas guerras que precedieron a las revoluciones rusas de 1905 y 1917 -también se puede pensar en la de 1871- o al supuesto papel del conflicto afgano en el derrumbe de la URSS. Sin embargo, si el curso de las guerras, y especialmente sus consecuencias, pueden desencadenar una revolución, la situación debe estar ya madura; no hay nada mecánico en ello. Y, sobre todo, es difícil ver cómo tomar parte activa en un conflicto de este tipo, uniéndose a uno de los ejércitos en cuestión, cambiaría algo [25].

«Históricamente, la inmensa mayoría de los proletarios, con ocasión de cada conflicto bélico, se han alineado con su capital nacional y con el frente imperialista del que formaban parte (en la era del imperialismo, todo capital nacional es potencialmente imperialista, al igual que toda guerra es por definición imperialista). Sólo cuando el conflicto se prolongó -más allá de las expectativas de los mismos gobiernos que lo habían promovido- hasta el punto de que sus efectos en las condiciones de vida y de trabajo se hicieron sentir con fuerza, se opusieron a él con más o menos vigor [26].

Hay que recordar que si la historia de la humanidad está llena de guerras, en casi todos los casos, sus consecuencias sobre los proletarios son catastróficas.

Bajo los golpes de un descontento popular o de una revuelta proletaria, ¿podría Rusia, tras su ejército, derrumbarse? La baja moral de las tropas invasoras hizo creer a algunos que un viento de amotinamiento soplaba en el ejército ruso en el campo de batalla, pero no fue así. La retirada de las fuerzas en torno a Kiev se desarrolló sin problemas y la ofensiva lanzada en abril en el Donbass demuestra que se han corregido los errores y equivocaciones de las primeras semanas.

Aunque se han producido manifestaciones pacíficas en varias ciudades rusas, gran parte de la opinión pública (incluidos algunos partidos de la oposición) apoya la actual invasión. Es sabido que una guerra externa suele ser una buena forma de soldar a los ciudadanos en torno a un gobierno, de hacerles olvidar los males cotidianos bajo una lluvia de propaganda (véase por ejemplo la guerra contra Libia en 2011). En este contexto, si las sanciones económicas empobrecen a las poblaciones, a menudo tienen el efecto de reforzar el sentimiento nacional y, por tanto, el régimen en vigor (Cuba, Irak, etc.).

Sin embargo, si el gobierno ruso se debilitara por la prolongación de la guerra y surgiera una revuelta popular, y si la represión fuera ineficaz, la clase dominante buscaría desviar la protesta hacia una alternativa política: bien extrema (del lado de los halcones del Kremlin, que consideran que la invasión de Ucrania carece de firmeza) o bien más democrática (sin optar por el potro de Occidente).

La probabilidad de un levantamiento en Ucrania parece aún menor. Hemos dicho lo que pensamos de la autoorganización de los ciudadanos sobre la base del sentimiento nacional; el Estado se ha visto reforzado por ello, del mismo modo que el Gobierno está de momento legitimado por su gestión de la crisis. Una gran oleada popular de sentimiento nacional es, por su propia naturaleza, interclasista y contrarrevolucionaria.

Es difícil predecir si esto reforzará el proceso de democratización. Hasta ahora hemos asistido a una militarización (real) de la sociedad, a la censura de los medios de comunicación, a la prohibición de las fuerzas de oposición de izquierdas, a la caza de rebeldes, etc.; son sobre todo las fuerzas nacionalistas y reaccionarias las que tienen el viento a favor, lo que no es una novedad en Ucrania. Si Anatole France estuviera vivo, probablemente lo resumiría así: «creemos que morimos por la democracia, pero morimos por los industriales».

Cabe preguntarse por qué se dedican tantas líneas a este tema cuando, en definitiva, el papel de los anarquistas y radicales ucranianos en este conflicto es tan pequeño. En primer lugar, el interés de un tema no se mide por el número de personas implicadas. En segundo lugar, muchos medios de comunicación, incluidos los burgueses, y por supuesto las redes sociales, mencionan este compromiso; los militantes sobre el terreno se comunican abundantemente, y su prosa encuentra un cierto eco en Francia; por lo tanto, no sería sorprendente que, en un futuro próximo, la figura del combatiente anarquista en Ucrania se convirtiera, después de la del soldado kurdo de Rojava, en la referencia en términos de radicalismo político. En nuestra opinión, esto sería muy lamentable.

¿Qué hacer… en Francia?

«Sobre todo, no dejarse llevar por el aspecto inmediato de los acontecimientos, por la propaganda, por la facilidad de las simplificaciones.

Hay veces que no tenemos control sobre el curso de las cosas. Es mejor ser consciente de ello y no enmascarar la propia impotencia con posturas o, peor aún, subirse a un barco que no es el nuestro.  [27]

El problema es que, concretamente, no hay mucho que podamos hacer. La forma más clásica, y la más acorde con los viejos principios del derrotismo revolucionario, si pensamos que los proletarios no tienen patria, sería luchar, aquí, contra nuestra propia burguesía. Esto sería lógico, ya que Francia es casi cobeligerante. Si esta posición internacionalista revolucionaria es mantenida por varios grupos o agrupaciones anarquistas, ultraizquierdistas, comunistas de izquierda o incluso trotskistas, no es seguro que sea mayoritaria entre los activistas y militantes del movimiento. Sabemos cuál es el estado actual de la lucha de clases en Francia; de ahí, una vez más, muy a menudo, un sentimiento desesperado de impotencia. Parece que cuanto más sombríos son los tiempos, más fuerte es la exigencia de actuar: se trata de ser eficaz, de «tener un impacto» en la realidad, mientras que el movimiento revolucionario quizás nunca ha tenido tan poco… De ahí esta atracción por los campos de lucha lejanos y esta necesidad de elegir un bando aunque signifique aceptar compromisos y, salvo mala conciencia, la obligación moral de ayudar a los que realmente están haciendo algo, sea lo que sea. Un comentario ácido, encontrado en Twitter, sobre el llamamiento de los compañeros a participar en las últimas elecciones presidenciales (votando a un candidato de izquierdas) podría aplicarse igualmente a algunos de los posicionamientos sobre la guerra de Ucrania: «esta gente cree realmente que su llamamiento […] es una ruptura con su militancia habitual, mientras que sólo es un resultado». Ácido…

¿Y qué hacer? Es difícil, como hicieron algunos libertarios a favor de Rojava, manifestarse para pedir a la OTAN entregas de armas… ya están llegando por miles de toneladas, acompañadas de miles de millones de dólares. Sin embargo, es difícil, como hacen algunos humanistas, pedir que se envíen soldados franceses allí, o incluso que se imponga una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, actos que equivaldrían a una declaración de guerra a Rusia.

El corolario de esta visión del campo del Bien atacado por el campo del Mal (que es mucho menos sutil que en las obras de J. R. R. Tolkien) es que vuelve a poner en primer plano la necesidad de tener buenos ejércitos, los que se despliegan para defender la democracia y «nuestros valores», y por tanto la utilidad de la OTAN [28] , y por tanto la importancia de unos presupuestos de defensa sustanciales y de un complejo militar-industrial de alto rendimiento e innovador que se adelante a sus homólogos chinos y rusos. Hay que saber lo que se quiere.

La unión sagrada en torno a la figura de la democracia y, más en general, del campo del Bien, sustituye evidentemente a la que antaño podía constituirse en torno a la patria; es mejor presentar a los patriotas -que pueden diferenciarse de los nacionalistas- como luchadores por la libertad. Esta lógica está presente incluso en los círculos militantes más radicales [29] -hay que señalar que también existe una corriente más confidencial que, a través de un antiamericanismo bastante primario, defiende las posiciones de Moscú.

¿Apoyar (económicamente) a los anarquistas y antifas que luchan en las filas del ejército ucraniano? Si algunos hacen esta elección organizando fiestas o conciertos, generalmente tienden a minimizar el carácter militar de la cuestión y, sin duda un poco avergonzados, se lanzan a inciertas contorsiones léxicas: Un periódico militante que, en 2016, había denunciado la creación de una guardia nacional de reservistas en Francia, alaba ahora los méritos de la que existe en Ucrania; además, hablan más bien de «resistencia», de «voluntarios en armas» o de una «estructura miliciana» que evoca la España de 1936 (aunque aquí son dos bandos nacionalistas los que se oponen), relativizan el peso de la extrema derecha, que sin embargo está muy presente en el ejército de Kiev, etc. [30]. Traducimos y difundimos textos que evocan la situación, con un ligero malestar y mucha indulgencia, incluso con un toque de la condescendencia que se expresó para los kurdos en Siria, salvo que en Ucrania no hay ni la sombra de la ilusión del cambio social.

Lo que, una vez más, distorsiona el punto de vista y el análisis es, evidentemente, el hecho de que los hombres decidan tomar las armas, arriesgar su vida, mientras nosotros discutimos con ellos hundidos en un sofá morado. Y el prestigio del uniforme, del combatiente, del tipo que empuña un fusil de asalto -que es fácilmente criticable cuando se trata de la extrema derecha- también puede existir entre los partidarios de la emancipación social (desde España hasta Rojava o Nicaragua).

¿Apoyar a los desertores? Se trata, al menos, de una actividad revolucionaria clásica en tiempos de guerra (organización de redes para cruzar fronteras, obtención de papeles falsos, refugio de fugitivos), más aplicable en los países vecinos. En Francia se pueden ver ciertamente pancartas o iniciativas en apoyo de los «desertores rusos, los que evaden el reclutamiento y los que no lo hacen», pero no, al parecer, en favor de sus homólogos ucranianos, cuyo número, sin embargo, va en aumento. La situación puede evolucionar, pero por el momento nos recuerda que, durante la guerra de Siria, los kurdos que rechazaron el servicio militar obligatorio dentro del YPG fueron convenientemente olvidados mientras muchos de ellos se refugiaban en las principales ciudades europeas [31].

Repetimos, nuestro objetivo aquí no es criticar la forma en que la gente reacciona ante el bombardeo de su ciudad o su país, sino, posiblemente, los discursos que puedan tener para nosotros y, sobre todo, los que tenemos sobre ellos.

En los círculos militantes está muy arraigada la propensión a ver el «potencial» revolucionario en todas partes, sobre todo si la región es lejana y exótica… un punto de vista que resulta especialmente inverosímil en este caso. Pero más allá de este reflejo, los espectros que rondan la cuestión ucraniana, de forma muy hechizante y quizá más abiertamente que en otros «teatros de operaciones», son nada menos que el militarismo, el nacionalismo y el concepto de Unión Sagrada, variantes morbosas del interclasismo. Ideologías por las que incluso los militantes más avanzados y teóricamente robustos pueden dejarse arrastrar si se dan las circunstancias, como tristemente ha demostrado la historia.

Sin embargo, ocurre que no nos bombardean, que no hay combates en nuestras calles y que no nos arriesgamos a que nos maten cada minuto. Así que no tenemos excusas, no hay excusas para perder la cabeza. Podemos disfrutar de un entorno relativamente cómodo para reflexionar con calma sobre la actualidad. Haríamos mal en no aprovecharlo, porque este marco quizá desaparezca más rápido de lo que pensamos.

El regreso de la guerra [32]

«Dijo Hijo, ¿no entiendes ahora? [33]

La fórmula lleva implícita la vuelta de la guerra a Europa. Pero, ¿estuvo alguna vez ahí? La diferencia es que en 2022 afectará al centro de Europa y no a la periferia, como ocurrió en los años 90 en la antigua Yugoslavia, hasta la ofensiva de la OTAN contra Serbia en 1999. Quién puede dudar hoy en día de que estas guerras fueron en última instancia muy rentables tanto para la Unión Europea (UE) como para la OTAN, aunque sólo sea por la integración de nuevos miembros [34]. Puede que Sarajevo esté más cerca de París que de Kiev, pero Serbia nunca ha desafiado la supremacía de Estados Unidos y la UE sobre Europa: hoy lo hace Rusia. A diferencia del destino de Bosnia en el pasado, la cuestión ucraniana es crucial porque toca el corazón de Europa, donde se encuentra uno de los principales centros industriales, financieros y comerciales del mundo. Es crucial porque involucra a algunas de las principales potencias del mundo, incluidas las nucleares, porque moviliza considerables fuerzas mecánicas y humanas -si se vuelve a la guerra de alta intensidad- y porque ya tiene gigantescas repercusiones económicas.

Por el momento, el resultado más probable y «razonable» es que Rusia complete la conquista de las oblasts del Donbass a corto plazo, que cesen los combates, que se inicien las negociaciones y que éstas conduzcan a un acuerdo de paz y a la reincorporación de estas regiones a la Federación Rusa; un ajuste territorial que podría haberse obtenido mediante negociaciones en 2021, sin guerra, y que beneficiaría tanto a los rusos como a los ucranianos en la actualidad. Nadie tendría interés en una guerra prolongada con, para Rusia, una especie de estancamiento al estilo afgano. Nadie, excepto Estados Unidos, pero es precisamente Estados Unidos quien decidirá lo que ocurre a continuación. ¿Optarán por conceder a Rusia una escasa victoria, asegurar que el conflicto continúe unos meses más, o luchar hasta el último soldado ucraniano?

Mientras tanto, los suministros militares de la OTAN a Ucrania, ya fuertes antes de la invasión, se acumulan en miles de toneladas de acero y miles de millones de dólares. Pero no sólo eso.

Un proceso que lleva varios años en marcha se acelera de repente. Aunque Rusia acaba de mostrar sus debilidades, vamos a asistir a un aumento de los presupuestos militares en los países de la UE y de la OTAN, que ya se apresuran a hacer pedidos a la industria militar estadounidense (tanques, aviones de combate, etc.). Estos últimos son, por el momento, los grandes ganadores de la guerra. Mientras se cavaba la tumba de las industrias militares del Viejo Continente, la idea de una defensa europea quedó finalmente enterrada en favor de una OTAN revigorizada. Muchos países optan ahora abiertamente por su muy consciente vasallaje a Washington. Una sumisión voluntaria (y muy costosa) que sólo podría interrumpirse si, por ejemplo, surgiera una nueva potencia militar en Europa, pero esto es poco probable ya que una de las funciones de la OTAN es precisamente evitarlo [35]. Sin embargo, entre las sorprendentes consecuencias de la guerra de Ucrania está la remilitarización de Alemania, que ya ha anunciado 100.000 millones de euros adicionales para el año 2022 (para un presupuesto de defensa de unos 50.000 millones, siendo el de Francia de 40.000 millones); una inversión que, por el momento, sólo se traduce en pedidos de material estadounidense. Para continuar…

Aunque sería tentador para algunos gobiernos occidentales empantanar y arruinar a Rusia en Ucrania, no sería prudente que las potencias implicadas en los márgenes se vieran accidentalmente sumidas en una escalada militar, que el conflicto degenerara, se extendiera y, en última instancia, forzara la implicación directa de la OTAN y, por tanto, de Estados Unidos; como en el caso de un incidente en torno a Kaliningrado y la brecha de Suwalki (por ejemplo, un intento de bloqueo) o una invasión de los Estados bálticos por parte de una Rusia desesperada. Esto no significaría necesariamente una guerra nuclear, pero quizás, a su vez, un empantanamiento estadounidense en Europa, lo cual es muy inapropiado ya que la Tercera Guerra Mundial debe librarse en el Pacífico [36]. La pregunta es, por tanto, hasta dónde hay que llegar.

Si excluimos las muertes sobre el terreno (algo que la clase capitalista nunca tiene problemas para hacer), el principal daño colateral de esta historia es, por supuesto, confirmar el hecho de que Rusia ha roto con Europa para girar hacia Asia y, en particular, hacia China. ¿Muy mal? La quimérica idea de un acercamiento y luego una alianza entre la UE y Rusia (que podría haber favorecido su democratización) desaparece en el proceso. Los bloques se están formando y formalizando. El riesgo es que la guerra de Ucrania, a pesar de sus horrores, sea sólo una escaramuza que anuncie conflictos de otra escala a corto o medio plazo.

Mientras tanto, los que pagan los daños son siempre los mismos, los proletarios: acentuación de la crisis, aumento de la competencia y la explotación internacional, inflación, aumento de los presupuestos militares que sólo pueden significar más impuestos y recortes en los servicios (sanidad, educación), etc. Se producirán revueltas locales, especialmente en Francia, pero nada que haga tambalear el orden capitalista o extinga las tensiones interestatales por el momento.

Sin embargo, apostemos a que si, en los próximos meses o años, Francia y su ejército se vieran implicados de forma mucho más directa en una guerra de alta intensidad (del tipo que está sufriendo Ucrania), el gobierno y los medios de comunicación nos explicarán que es para defender la justicia, el derecho y la democracia, ¡como en 1914! Así que, para ser coherentes, ¿qué vamos a hacer?

Tristan Leoni, 8 de mayo de 2022

https://ddt21.noblogs.org/

Traducción semiautomática – Materiales

 

NOTAS

1 – Montéhus, La Butte rouge, 1923.

2 – Un soldado ucraniano tranquiliza a un periodista francés sobre el fuego de artillería, Le Figaro, 4 de marzo de 2022.

3 – Estarán, por ejemplo, los bolcheviques y los mencheviques en Rusia, Karl Liebknecht y luego Otto Rühle en Alemania. Sobre este tema, véase el folleto Anarquistas contra la Guerra. 1914-2022.

4 – En septiembre de 1939, Francia y Gran Bretaña declararon la guerra a Alemania, que acababa de invadir Polonia. Unos meses después, los dos países planean una gran operación militar contra el principal aliado del Tercer Reich, la URSS, que, por su parte, acaba de atacar Finlandia. Estos son la Operación Pike, un vasto programa para bombardear los pozos de petróleo de Bakú; la ofensiva alemana del 10 de mayo de 1940 provocó el abandono del proyecto.

5 – Solo hay que ver, en el momento de escribir este artículo, los esfuerzos que está haciendo Estados Unidos para que las Islas Salomón no firmen un acuerdo de defensa con China.

6 – Sobre esta cuestión, a través de los ejemplos de las guerras de Kosovo, Irak, Afganistán o Libia, ver: Serge Halimi, Mathias Reymond, Dominique Vidal, Henri Maler, L’opinion, ça se travail… Les media et les “guerres rights”, Agone, 2006, 272 p.

7  – Louis Mercier Vega, La Chevauchée anonyme, éditions Noir, 1978, p. 78.

8 – Ahora sabemos que en 1990, pocas semanas antes de la invasión de Kuwait por las tropas de Saddam Hussein, la diplomacia estadounidense había dado a entender a su contraparte iraquí que Estados Unidos no intervendría en caso de una operación militar de este género.

9 –  Helmuth Karl Bernhard von Moltke, mariscal de campo prusiano (1800-1891).

10 – El ejército estadounidense y sus auxiliares occidentales generalmente no se aventuran en el campo antes de haber bombardeado posiciones y ciudades enemigas durante semanas, si no meses (Irak 1991, Serbia 1999, Irak 2003, Mosul 2017, etc.). Lo que realmente diferencia a estos ejércitos es su relación con la muerte, la de sus propios soldados.

11 –  Hasta el 23 de febrero de 2022, las unidades de las fuerzas especiales estadounidenses, británicas y canadienses están oficialmente presentes en Ucrania para entrenar a los soldados en el uso de estas armas; abandonan el país unas horas antes de la ofensiva rusa.

12 – Algunos miembros de las fuerzas especiales estadounidenses o británicas tienen la desafortunada tendencia a despedirse y adquirir inmediatamente una nueva nacionalidad, en este caso ucraniana. Los periodistas, por ejemplo, han demostrado que son los estadounidenses quienes gestionan y controlan la contratación de voluntarios extranjeros en el ejército ucraniano, Régis Le Sommier, “« Avec des volontaires français », Le Figaro magazine, 8 de abril de 2022, p. 55-57.

13 – Mientras los satélites espías occidentales están en funcionamiento, lo mismo ocurre con los aviones o drones de inteligencia electrónica de la OTAN que, desde el comienzo de la invasión, han estado bordeando las fronteras ucranianas y las aguas territoriales rusas (que a veces vemos en el sitio Flightradar24) y proporcionan kyiv , en tiempo real, con información crucial para las peleas.

14 -Según los medios franceses, las tropas rusas solo bombardearon escuelas, guarderías, maternidades y hospitales… por lo que podemos entender que luchan por vencer a las fuerzas ucranianas. Es característico de las guerras modernas que se desarrollen en áreas urbanas, por lo tanto, en medio de la población civil, en sus hogares y en sus lugares de trabajo. Y cuando las tropas ucranianas toman una localidad de las rusas, es después de haber utilizado los mismos métodos que ellas, casi el mismo equipo (menos la aviación), y casi la misma doctrina. Para un punto de vista serio y técnico ver por ejemplo Gaston Erlom, « Force ou faiblesses de l’armée russe », Raids, no 430, p.29-42.

15  – « Guerre en Ukraine : quelle est la stratégie militaire de Poutine ? », video.lefigaro.fr, 3 mars 2022.

16 – Montgomery Pittman, « Deux », premier épisode de la troisième saison de La Quatrième Dimension, 1961.

17 – Perrine Poupin, « L’irruption de la Russie en Ukraine. Entretien avec un volontaire de la défense territoriale de Kiev », Mouvements, 29 mars 2022.

18 – « Lettres d’Ukraine » primera parte en el sitio Tous hors.

19 – Marie-Joseph Chénier, Chant du départ, 1794.

20 – ¿Pero qué hubiéramos hecho realmente en Francia en agosto de 1914 o en junio de 1940? Sobre estas cuestiones recomendamos la lectura del libro de Louis Mercier Vega La Chevauchée anonyme: une actitud internationaliste avant la guerre (1939-1942) o el de Pierre Lanneret, Los internacionalistas del “tercer campo” durante la Segunda Guerra Mundial (Acratie, 1995), disponible en PDF en: archivesautonomies.org

21 – Ver en particular el blog Otra Guerra: uneautreguerre.wordpress.com

22 – Entre deux feux. Recueil provisoire de textes d’anarchistes d’Ukraine, de la Russie et de la Biélorussie à propos de la guerre en cours, 13 mars 2022, 64 p.

23 – Usamos la palabra hombres como un sinónimo anticuado de soldados, porque los Las fuerzas involucradas parecen relativamente insensibles a los recientes desarrollos occidentales relacionados con el género. Aquí, aunque estemos en Europa, el patrón es mucho más clásico: los que luchan son hombres (con quizás unas rarísimas excepciones en la DT) y los que huyen de los combates son mujeres, niños y ancianos.

24 – “Si nos alejamos de los conflictos entre estados, nos alejamos de la política real. Este es uno de los conflictos sociales más importantes que se vive hoy en nuestra región. Si nos aislamos de este conflicto, nos aislamos del proceso social actual. Así que tenemos que participar de una forma u otra. Cf. “Entrevista: “Los anarquistas y la guerra en Ucrania””.

“[…] cualquier fuerza que invierta en el desarrollo político futuro debe estar presente aquí y ahora, junto al pueblo. Queremos avanzar para conectarnos con la gente a mayor escala, para organizarnos con ellos. Nuestro objetivo a largo plazo, nuestro sueño, es convertirnos en una fuerza política visible en esta sociedad para obtener una oportunidad real de promover un mensaje de liberación social para todos. Ver “Entrevista: Comité de Resistencia, Kyiv”, marzo de 2022.

25 – En 1870 y 1914, ¿cuántos proletarios vestidos con el uniforme de un ejército imperial muy antidemocrático imaginaron que luego participarían (algunos) en la Comuna de París o en las revoluciones alemana y rusa?

26  – Un compañero italiano de Il lato Cattivo, “Ucrania ‘Al menos, si uno quiere ser materialista’”.

27 –  Louis Mercier Vega, op. cit.

28 – Dado que es una cuestión de valor y democracia, siempre es bueno recordar que la OTAN cuida su reputación amigable con LGBTQI+. “La OTAN está comprometida con la diversidad. Queda terminantemente prohibida cualquier discriminación basada en la orientación sexual, el género, la raza o el origen étnico, la religión, la nacionalidad, la discapacidad o la edad. También abrió nuevos caminos al ser la primera organización en el mundo en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo, ofreciendo a las parejas del mismo sexo los mismos beneficios que los cónyuges del sexo opuesto, en un momento en que el matrimonio entre personas del mismo sexo se reconocía solo en un país. Los países bajos. » www.nato.int

29 – Después de la guerra contra Serbia, Claude Guillon publicó Dommages de guerre. Paris-Pristina-Belgrade, 1999 (L’Insomniaque, 2000, 128 p.), un libro incisivo que repasa las vacilaciones y compromisos de algunos de los “radicales” franceses en la OTAN.

30 – Ponemos las cosas en perspectiva, mientras que en Francia Marine Le Pen y Éric Zemmour son calificados de nazis; mientras, junto a los miembros del regimiento de Azov, los militantes de la RN parecerían tímidos socialdemócratas; Considerando que, además de Ucrania, hay bastantes países en el mundo donde las organizaciones de extrema derecha tienen sus propias unidades militares integradas en el ejército nacional.

31 – Los desertores del ejército francés son unos 2.000 cada año, prefiriendo la fuga y la ilegalidad a la continuación de su compromiso; algunos terminan en los tribunales. Pero a nadie le importa Esto podría cambiar en el futuro.

32 – Sobre estas cuestiones, véase nuestro libro  Manu militari ? Radiographie critique de l’armée Le Monde à l’envers, 2020 (nueva edición), 120 p.

33 – Bruce Springsteen, nacido en Estados Unidos, 1984.

34 – Además del premio gordo que representa la guerra para el complejo militar-industrial de Estados Unidos y para su industria del gas, y aunque es probable que provoque un desastre económico para la UE, es una bendición para algunos sectores de actividad, en particular debido a la llegada de refugiados ucranianos; este es particularmente el caso del sector de la prostitución (en Alemania) o el sector industrial y manufacturero en Polonia (un país que carece de mano de obra ya que sus proletarios van a trabajar a los países de Europa Occidental) .

35 – En palabras de su primer secretario general, Lord Ismay, el papel de la OTAN es “mantener a los rusos fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes al mando”. Ver Wikipedia.

36 – Las gigantescas entregas de armas a Ucrania previstas por Estados Unidos ya están frenando las destinadas a Taiwán. Véase Laurent Lagneau, “Taiwán está preocupado por los posibles retrasos en sus pedidos de equipo militar estadounidense”, Zone militaire, 3 de mayo de 2022.

Ucrania ya ha recibido alrededor de 7.000 misiles antitanque Javelin, que es aproximadamente un tercio de las reservas de EE. UU., con un tiempo de reemplazo estimado de tres a cuatro años. Cfr. Matías Maiello, “Algunos elementos de análisis militar sobre la guerra en Ucrania”, Revolución Permanente, 28 de abril de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.