Guerra en Ucrania: Siempre más contra el proletariado

Lo mismo se aplica a la guerra en Ucrania, como a la pandemia de Covid-19; asistimos al surgimiento de multitud de «especialistas«: ayer, virólogos, biólogos, epidemiólogos, infeciólogos, vacunólogos… y hoy: estrategas militares, polemólogos, especialistas en Rusia, «Clausewitzologists» e incluso «putinólogos«. Todo para discutir las causas obvias o latentes de esta guerra con fuertes estadísticas y referencias económico-políticas, para sobre todo obligarnos a tomar partido. La miseria y angustia de unos contrasta con la frustración y humillación histórica de otros. La «reconquista» rusa frente a la «occidentalización» de Ucrania, que ya ha percibido claramente los límites de sus nuevos «amigos«. Implícitamente, la amenaza nuclear muy real que está disponible en todos los campos.

Sin embargo, en este caso, como en todas las guerras capitalistas y por lo tanto «imperialistas«, el punto de vista y el interés proletario es no tomar partido y oponerse a la guerra por todos lados. Cualquiera que sean los pretextos defensivos u ofensivos, demócratas o despóticos, fascistas o antifascistas… son solo nubes de humo ideológicas para camuflar el interés del capital global de tener una guerra destructiva entre el trabajo muerto y el trabajo vivo[1]. El internacionalismo proletario no es una consigna vacía para el final de un folleto y para «pese a todo» dar una vaga esperanza.

Al día de hoy, el derrotismo revolucionario está en acción, primero en Rusia, que ha visto numerosas manifestaciones directamente contra la guerra ferozmente reprimida, pero sobre todo por la ausencia casi total de carteles a favor de Putin y su política bélica y expansionista. En cambio en Ucrania, donde tras la tensión nacionalista de los primeros días, las realidades de la guerra, la obligación de alistarse al ejercito (para hombres de 18 a 60 años), la discriminación y el racismo en el exilio, la aparición de milicias «incontrolables» (batallón Azov), la destrucción, la degradación absoluta de las condiciones de supervivencia… empujan cada vez más a luchar contra los belicistas, y esto incluso en «el propio campo«.

Por supuesto, el nacionalismo simétrico que paradójicamente une a los dos campos todavía tiene un futuro brillante por delante, pero es la realidad económica más que toda la retórica la que podría finalmente dar lugar a la necesaria guerra tras guerra, volviéndose contra esos quien en «su» campo se aprovecha de ello (tráficos varios, extorsión de refugiados, saqueos, etc.). También en Rusia, la caída del rublo, la inflación galopante, la represión orwelliana (la palabra guerra está prohibida y debe ser reemplazada por «operación especial«), corren el riesgo de socavar las tendencias combativas y el viejo nacionalismo «gran-ruso«.

El estado ruso debe incluso lanzar una gran ola de espectáculos Z (que simbolizan el avance hacia el oeste y la ofensiva bélica rusa) para movilizar a «su población» en defensa de una guerra a la que cada vez le cuesta más adherirse. Ya los mercenarios de «Wagner» en homenaje al compositor favorito de Adolf Hitler estaban en movimiento pero, dadas las dificultades; Ante el fracaso de la «blitzkrieg» y el estancamiento del conflicto, la clase dominante rusa debe llamar a la legión islamista chechena de Ramzan Kadyrov y a los sirios pro-Assad, «especialistas» en guerra urbana. El punto de bascular militarmente, será cuando la burguesía rusa tenga que llamar al contingente para continuar con su esfuerzo bélico, que se encuentra en dificultades. Además del aspecto estrictamente militar, esta orientación apunta abiertamente a luchar contra el sabotaje la deserción y sobre todo, contra la confraternización en el frente, obstaculizando así la influencia ambigua de la religión ortodoxa mayoritaria en ambos lados, pero sin embargo dependiente de Moscú. Esta guerra llega en el momento adecuado para continuar el proceso de desvalorización directa (destrucción y mortalidad) e indirecta (inflación, devaluación, represalia y contra represalia) que ya ha comenzado gracias a la pandemia pero con una fallida recuperación económica.

La guerra y sus consecuencias, tras el desastre sanitario, son las justificaciones ideales para hacer pagar a las clases subalternas el abismal endeudamiento de los Estados paralizados por el miedo a la enfermedad (o de las vacunas) y al fuego belicista. En ambos casos, es esencialmente a costa de la muerte de proletarios y miembros de las clases bajas empobrecidas que el capital se rejuvenece y anticipa una reconstrucción rentable, reconectando así con una nueva valoración más ostentosa.

Siempre es gracias a las ruinas y los desastres que el capitalismo, en todas partes del mundo, obtiene la mayor ganancia. Por eso se trata de una guerra contra el proletariado.

Matériaux Critiques : 18/03/2022.

 NOTAS

[1] Trabajo muerto: cantidad fija de trabajo acumulado (cf. máquinas); trabajo vivo: significa que aumenta el valor del trabajo acumulado (cf. el trabajador).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.