La vía kosovar

 

Ayer (2008), 20 puntos de análisis:

1. Kosovo es desde 1999 un territorio ocupado por la OTAN y Estados Unidos. Tiene un millón ochocientos mil habitantes, de mayoría albanesa (de religión musulmana). La minoría serbia es de cien a ciento veinte mil habitantes. Con una agricultura de subsistencia, sus principales recursos económicos son, en la actualidad, las subvenciones de la Unión Europea, el trabajo relacionado con la base militar de Estados Unidos, las remesas de los emigrantes y el crimen organizado (armas, drogas, prostitución, robo de coches de lujo), con bandas criminales militares organizadas en toda Europa, para financiar la guerra contra Serbia del Ejército kosovar (KLA) y la subsistencia de sus familias.

2. Kosovo, con el apoyo fundamental de Estados Unidos y Alemania, se ha declarado unilateralmente como un Estado independiente, pero las principales decisiones políticas referentes a gasto público, programas sociales, acuerdos monetarios y comerciales seguirán en manos de la administración de las fuerzas de ocupación de la OTAN y Estados Unidos.

3. El primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci, exdirigente del Ejército de Liberación de Kosovo (KLA), mantiene relaciones con sindicatos del crimen (principalmente tráfico de droga, de armas y prostitución) europeos, en estrecho contacto con las mafias albanesas, macedonias e italianas.

4. La ocupación de Kosovo por parte de la OTAN responde a objetivos de política exterior estadounidense. Asegura la militarización de rutas estratégicas de oleoductos y de corredores de transporte que unen Europa occidental con el Mar Negro. También protege el multibillonario tráfico de heroína, que utiliza Kosovo y Albania como lugares de tránsito para los envíos por barco de heroína afgana a Europa occidental. Kosovo es una colonia de Estados Unidos en Europa.

5. Kosovo aloja una de las mayores bases militares estadounidenses, Camp Bondsteel, con más de siete mil soldados norteamericanos. Existen indicios de que podría sustituir a la base aérea estadounidense de Aviano en Italia.

6. Los planes para construir Camp Bondsteel, bajo un lucrativo contrato multibillonario del departamento de Defensa estadounidense se formuló cuando Dick Cheney era presidente de Halliburton. La construcción de Camp Bondsteel se empezó poco después de la invasión de 1999 bajo la administración Clinton. Se acabó de construir durante la administración Bush, después de que Dick Cheney dimitiera de su puesto como presidente de Halliburton. Como en otras ocasiones los objetivos de la política exterior de Estados Unidos coinciden y se entrelazan con el enriquecimiento personal de altos cargos de la administración norteamericana.

7. Uno de los objetivos de la base de Camp Bondsteel era proteger el proyecto de oleoducto albano-macedonio-búlgaro (AMBO, por sus siglas en inglés), que iba a canalizar el petróleo del Mar Caspio desde el puerto búlgaro de Burgas en el Mar Negro hasta el Adriático. Muy oportunamente, en 1997, dos años antes de la invasión, un alto ejecutivo de Brown and Root Energy, una subsidiaria de Halliburton, Edward L. (Ted) Ferguson, había sido nombrado director del AMBO. La empresa de ingeniería de Halliburton, Kellog, Brown & Root Ltd., también se hizo cargo de los planes de viabilidad del oleoducto AMBO. El acuerdo AMBO para el oleoducto de 917 kilómetros de largo desde Burgas a Valona, Albania, se firmó en 2004.

8. El KLA (Ejército de Kosovo) se creó como un grupo paramilitar a mediados de los noventa, financiado por Estados Unidos y la OTAN. Su objetivo era desestabilizar y, en última instancia, desintegrar Yugoslavia. El KLA mantiene amplias relaciones con Al Qaeda, que también estuvo implicada en su adiestramiento militar. Mercenarios mujaidines procedentes de muchos países han integrado las filas del KLA, que estuvo implicado tanto en actividades terroristas como en asesinatos políticos. El sistema político kosovar está integrado por elementos criminales. Los políticos occidentales son completamente conscientes de la naturaleza del proyecto político kosovar, del que son artífices.

9. Sin embargo, a lo que estamos asistiendo no es a las relaciones habituales de algunos políticos occidentales corruptos con sindicatos criminales. La relación es mucho más sofisticada. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos están utilizando a organizaciones criminales de Kosovo para lograr sus objetivos militares exteriores. A cambio de ello, Kosovo apoya los intereses de las compañías petrolíferas y de los constructores de defensa, por no mencionar el tráfico multibillonario de heroína desde Afganistán.

10. A nivel institucional, la administración estadounidense, la Unión Europea, la OTAN y la ONU están promoviendo en realidad la criminalización del Estado kosovar, que ellos controlan. La independencia de Kosovo transformará formalmente a Kosovo en un Estado mafioso independiente, controlado por una alianza militar occidental. Lo que se decide en Kosovo no es ningún “derecho de las naciones a la autodeterminación”, sino el derecho de las mafias locales a construir su propio Estado.

11. En 1999, ante la certeza de que Rusia vetaría una resolución del Consejo de Seguridad para frenar la limpieza étnica de Milósevic, en un Kosovo de mayoría albanesa, el secretario general de la OTAN, Javier Solana, ordenó bombardear Belgrado. Fue la operación denominada «Fuerza Determinante» que se desarrolló del 23 de marzo al 3 de junio de 1999, en la que España participó con cazabombarderos F-18. La actual independencia de Kosovo está íntimamente relacionada con las guerras dirigidas por Estados Unidos, después del 11 de septiembre, en Asia central y Oriente Próximo. Los Balcanes constituyen la puerta de entrada a Eurasia. La invasión de 1999 estableció una presencia militar estadounidense permanente en el sur de Europa, que sirve a la más amplia guerra dirigida por Estados Unidos. Yugoslavia, Afganistán e Irak son tres escenarios de guerra que se emprendieron por “motivos humanitarios” y en defensa de “la libertad de los pueblos”. En los tres países, sin excepción, se establecieron bases militares de Estados Unidos.

12.. El 70% de la heroína que entra en Europa occidental lo hace por Turquía. Y gran parte de los envíos por barco procedentes de Turquía transitan por los Balcanes. El contrabando de armas desde Albania a Kosovo y Macedonia del Norte empezó a principios de 1992. Se había desarrollado ampliamente un tráfico triangular de petróleo, armas y narcóticos a consecuencia del embargo impuesto por la comunidad internacional a Serbia y Montenegro, y del bloqueo impuesto por Grecia a Macedonia del Norte.

13. La industria y la agricultura en Kosovo fueron abocadas a la bancarrota por las letales “medidas económicas” impuestas por el FMI a Belgrado en 1990. Se impuso el embargo a Yugoslavia. Los serbios y albanos fueron abocados a una pobreza abismal, al mismo tiempo que se apoyaba el ingreso de Eslovenia y Croacia en la Unión europea, como otro medio para disgregar Yugoslavia. El colapso económico creó un entorno que fomentó el progreso del crimen en Kosovo. El índice de paro llegó a un sorprendente 70% (según fuentes occidentales). La pobreza y el colapso económico sirvieron para exacerbar las tensiones étnicas latentes. Miles de jóvenes en paro, apenas adolescentes, fueron reclutados en las filas del KLA, en una sociedad empobrecida y sin más salidas profesionales.

14. Los barones de la droga en Kosovo, Albania y Macedonia del Norte (que mantenían relaciones con la mafia italiana) se habían convertido en las nuevas élites económicas, asociadas con frecuencia a los intereses de los negocios occidentales. A cambio, la recaudación financiera del tráfico de drogas y de armas se recicló a otras actividades ilícitas, incluyendo una vasta red de prostitución entre Albania e Italia. Los grupos criminales albanos, que operaban en Milán, se convirtieron en redes de prostitución tan poderosas que desbancaron a la mafia calabresa en poder e influencia. Se calcula que en la Costa del Sol existen unos seiscientos criminales mafiosos albano-kosovares, organizados militarmente.

15. La aplicación de excepcionales medidas económicas controladas por las instituciones de Bretton Woods, con base en Washington, habían contribuido a destruir el sistema bancario de Albania y a precipitar el colapso de su economía. El subsiguiente caos permitió a las transnacionales estadounidenses y europeas tomar excelentes posiciones. Varias compañías petrolíferas occidentales, incluyendo Occidental, Shell y British Petroleum, habían puesto en su punto de mira a los abundantes e inexplorados depósitos de petróleo de Albania. Los inversores occidentales también apuntaban a las inmensas reservas de cromo, cobre, oro, níquel y platino de Albania….

16. No es sorprendente que haya habido un total silencio en los medios de comunicación internacionales en relación al tráfico de armas y drogas de Kosovo. El destino de Kosovo ya había sido diseñado cuidadosamente antes de la firma de los acuerdos de Dayton de 1995. La OTAN ha establecido unas peligrosas relaciones de colaboración con la mafia, a las que difícilmente puede renunciar. Se ha establecido en la región a “combatientes de la libertad” musulmanes. El tráfico de narcóticos ha permitido a Washington y Bonn la financiación del conflicto de Kosovo, con el preciso y concreto objetivo de desestabilizar el gobierno de Belgrado y recolonizar completamente los Balcanes. El resultado es la destrucción de todo un país. Los gobiernos occidentales que participaron en la operación de la OTAN son plenamente responsables de las muertes de civiles, del empobrecimiento general de sus habitantes, tanto albanos como serbios, y de la difícil situación vivida por quienes fueron brutalmente desarraigados de sus ciudades y pueblos en Kosovo, a causa de los bombardeos.

17. La destrucción de la República Federal de Yugoeslavia, un gran Estado pro-ruso sustituido por una pléyade de pequeños estados mafiosos, económicamente inviables en el cuadro de la globalización económica, responde a los interese imperialistas de Estados Unidos y de Alemania en los Balcanes, con la sumisión de países colonizados y totalmente dependientes. Incrementa, facilita y legaliza un sector económico clandestino mafioso, cada vez más importante en todas las economías occidentales, más o menos perseguido en teoría, pero siempre protegido y tolerado en la práctica por sus enormes beneficios, en los países industrializados: tráfico de droga, de armas y prostitución. Albania, Kosovo y Macedonia del Norte son regiones inviables como estados independientes, sin más destino que el de constituirse en Estados-Mafia, colonizados por las potencias imperialistas de Estados Unidos y la Unión Europea o, en su ausencia, de China y Rusia, como sucede en Montenegro y Serbia.

18. La destrucción de Yugoslavia se inició con la subordinación de este país a los dictados del FMI, que desgajó a Eslovenia y Croacia como los países más aptos para ingresar en la Unión europea, al tiempo que hundía la economía de Serbia-Montenegro y Macedonia del Norte, y provocaba las guerras de disgregación de las diferentes repúblicas yugoslavas, a medida que convertía en fronteras internacionales las anteriores divisiones administrativas internas de Yugoslavia.

19. La independencia de Kosovo es un engendro imperialista que encuentra réplicas similares en Macedonia del Norte, con una minoría albanesa y una mayoría serbo-macedónica; y en Bosnia, compuesta por dos entidades estatales artificialmente federadas: la República Serbia y la Confederación de croatas y musulmanes. Macedonia del Norte y Bosnia son otros dos Estados colonizados e inviables, asentados sobre un polvorín étnico que puede estallar en cualquier momento.

20. En Kosovo no se dirime ningún “derecho de las naciones a la autodeterminación”, sino la construcción de un Estado por las mafias locales, al servicio del imperialismo de Estados Unidos y de la Unión europea.

Tesis de 2008

Los nacionalismos son hoy, tanto en los Balcanes como en el resto de Europa, y en todo el mundo, un arma en manos de las potencias imperialistas. Tanto las luchas de liberación nacional (de los llamados pueblos oprimidos) como las guerras imperialistas (de las grandes potencias) son otra manifestación más de la barbarie de la decadencia del capitalismo. Más tarde o más temprano, todas las guerras comerciales han de desembocar en conflictos armados entre las principales potencias imperialistas.

45582932-mapa-político-de-kosovo-con-la-capital-pristina-las-fronteras-nacionales-ciudades-importantes-ríos-y-lag.jpg

Hoy (2018), 20 puntos de análisis:

1. El 17 de febrero de 2008, el Parlamento de Kosovo, reunido en sesión especial, proclamó de forma unilateral su independencia de Serbia, bajo el nombre de República de Kosovo. ​Estados Unidos, el Reino Unido y Francia apoyaron abiertamente tal declaración, mientras Serbia y Rusia la rechazaban. Hubo protestas en Belgrado contra la declaración, mientras que la mayoría de los países de la Unión Europea y de los Estados balcánicos reconocieron oficialmente al nuevo país.

2. Serbia anunció que no reconocería el nuevo Estado y presentó una consulta formal ante la Corte Internacional de Justicia referente a la legalidad de la declaración unilateral de independencia de Kosovo. La consulta serbia fue aprobada favorablemente por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 8 de octubre de 2008, con 77 votos a favor, 6 en contra y 74 abstenciones.

3. El gobierno serbio presentó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas un proyecto de resolución que reafirmara su soberanía sobre Kosovo, pero la presión de los principales países de la Unión Europea (a la cual Serbia desea acceder) finalmente cambió la redacción de la propuesta aprobada, ​ en la que se solicitaba a las Naciones Unidas que apoyasen el diálogo entre los gobiernos de Belgrado y Pristina para alcanzar acuerdos técnicos. La propuesta fue aprobada por aclamación. ​

4. El 19 de abril de 2013, Serbia y Kosovo iniciaron relaciones institucionales de Estado a Estado. En teoría, era el primer paso para el reconocimiento de Kosovo como Estado independiente por parte de Serbia.

5. En la práctica, la República de Serbia considera que el territorio de Kosovo sigue bajo su soberanía, de acuerdo a lo estipulado por su constitución y por la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y considera ilegales las instituciones creadas por la República de Kosovo. El gobierno serbio, en Kosovo, está bajo el mando del Ministerio de Kosovo y Metohija, fundado el 15 de mayo de 2007 y liderado por Goran Bogdanovic del Partido Democrático de Serbia desde el 9 de julio de 2008. ​ Localmente, la administración serbia se ejerce principalmente en Kosovo del Norte y algunos enclaves en el sur de Kosovo, a través de la Asamblea Comunitaria de Kosovo y Metohija, compuesta por 45 representantes de 26 municipios y con sede en la ciudad de Mitrovica. ​

6. En julio de 2008, el gobierno de Serbia organizó elecciones locales en esas zonas bajo su administración para determinar a los representantes de la Asamblea, pese al rechazo de la República de Kosovo.

7. Desde la declaración de independencia hasta la actualidad, 111 de los 193 países de la ONU han reconocido la independencia de la República de Kosovo. Entre estos estados se encuentran 23 de los 28 miembros de la Unión Europea, 22 de los 27 miembros de la OTAN y 7 de los 8 miembros del G-8. ​

Han anunciado su rechazo a ese reconocimiento de la independencia de Kosovo países como Argelia, Argentina, Azarbaiyán, Bielorrusia, Chipre, Georgia, Eslovaquia, España, Moldavia, Rumania, Rusia, Venezuela, Vietnam y otros muchos.

8. Con su firme apoyo a Kosovo, Estados Unidos subraya su decidida apuesta por una política de seguridad crecientemente proactiva en los Balcanes, por ejemplo, en Albania, donde remodelará una antigua base militar, y en Grecia, con quien acaba de inaugurar un “diálogo estratégico” para reforzar la cooperación militar en el mar Egeo, con planes de apertura de bases. En los Balcanes, Washington trata de contrarrestar la influencia rusa, pero también la amenaza geoestratégica que para Occidente supone la triunfal entrada de China en Europa, a través de la Nueva Ruta de la Seda y el tren de alta velocidad Atenas-Budapest

9. La OTAN mantiene en Kosovo una fuerza internacional (KFOR, en sus siglas inglesas) desde que terminó la cruenta guerra de secesión contra Serbia en 1998-1999, que se saldó con 13.000 muertos y miles de desplazados, y a la que puso fin precisamente una campaña de bombardeos de 78 días de la OTAN, que aterrorizó a los habitantes de Belgrado. Era la primera vez, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, que se bombardeaba una gran ciudad europea.

10. En la base de Istog (o Istok, en serbio), al noroeste de Kosovo, que sirvió de cuartel general a las tropas españolas desplegadas tras la contienda, se había preparado desde hacía años el germen del futuro Ejército kosovar.

11. El 14 de diciembre de 2018, Kosovo ha aprobado la formación de un ejército propio de 5000 hombres.

12. Quien crea que la balcanización de la península ibérica es imposible, o ajena a la actual guerra comercial desatada entre las distintas potencias imperialistas, es un inocente o no está suficientemente informado.

13. Con la destrucción de Yugoeslavia, la Unión Europea se anexionó Eslovenia y Croacia. Para conseguirlo no tuvo reparos en bombardear Belgrado, pese al peligro de una intervención armada rusa.

14. China es la única potencia que está invirtiendo cantidades multimillonarias en infraestructuras en toda Europa Oriental, desde Atenas y Serbia hasta Hungría, República Checa y Polonia. Su proyecto estrella es el tren de alta velocidad Atenas/Budapest.

15. Estados Unidos tiene bases en España, Italia, Atenas, Albania y Kosovo.

16. Ucrania sufre una guerra civil, a caballo entre los intereses rusos y los de la Unión Europea.

17. La península balcánica no es la península ibérica y las condiciones económicas y geopolíticas son muy distintas. Pero, de ahí, a creer que ninguna potencia imperialista, ya sea Estados Unidos, Rusia o China, no se atrevería a intervenir en favor de una independencia catalana, que debilitase a la UE, hay un trecho de realismo abierto a la especulación. Españoles y catalanes no son inmunes a esa guerra comercial entre potencias imperialistas. Lo sucedido en la península balcánica puede repetirse, con todas las variables que se quiera, en la península ibérica, en cualquier península y en cualquier región del mundo.

18. ¿Alguien puede negar la posibilidad de que cualquier potencia imperialista se planteara azuzar a los pequeños nacionalismos de catalanes, bretones, corsos, occitanos, escoceses, irlandeses, magiares, bávaros, flamencos, sicilianos, padanos, tiroleses, o de minorías musulmanas, serbias, croatas, gitanas, ucranianas, rusas, alemanas, etcétera?

19. El proteccionismo está a la orden del día en todo el mundo. Explica la conquista de la Presidencia de Estados Unidos por Trump y el alza de los partidos de la ultraderecha en toda Europa y que ya ha conquistado los gobiernos de Polonia y Hungría. La guerra comercial internacional en curso ejemplifica el Brexit como un ataque de gran calado contra la Unión Europea, fruto de las rivalidades entre las principales potencias.

20. Las guerras comerciales se resuelven siempre, tarde o temprano, en conflictos bélicos, que en ocasiones son indirectos o por terceros interpuestos, aunque acaben finalmente en un enfrentamiento directo. La independencia de Cataluña solo sería posible en uno de esos enfrentamientos indirectos entre potencias.

Tesis de 2018

Los nacionalismos son hoy, tanto en los Balcanes como en España y el resto de Europa, y en todo el mundo, un arma más en la guerra comercial entre las potencias imperialistas más destacadas: Rusia, Estados Unidos, China y Unión Europea.

El llamado Brexit no es otra cosa que un ataque frontal a la fortaleza de la UE.

China es el principal inversor en las infraestructuras de Europa Oriental: Polonia, Hungría, República Checa y sobre todo el ferrocarril de alta velocidad entre Atenas y Budapest. ¡En la propia Europa!

Durante la disgregación de Yugoeslavia, la Unión Europea bombardeó Belgrado con el objetivo de hacerse con Eslovenia y Croacia. Mientras tanto, Estados Unidos se aseguró una influencia determinante en Albania y Kosovo. Rusia tiene una influencia determinante en Montenegro y Serbia, mientras mantiene una guerra abierta en Crimea y Ucrania oriental. Bosnia/Herzegovina y Macedonia del Norte son auténticos polvorines que pueden estallar en cualquier momento, como apetecible juguete de unos u otros.

La independencia catalana sólo podría ser fruto de una crisis o colapso del Estado español, provocados por la intervención interesada de alguna de esas potencias: China y/o Estados Unidos en su rivalidad con la Unión Europea. Para Europa sería un golpe definitivo a sus pretensiones de configurar un grupo imperialista propio, fundamentado en el eje francoalemán. Así, pues, una Cataluña independiente sería probablemente un casus belli de ámbito mundial.

Las luchas de liberación nacional o cualquier intento secesionista de catalanes, corsos, bretones, flamencos, escoceses, etcétera… se inscriben en ese juego de la geopolítica mundial y enfrentamiento comercial entre potencias. La independencia de Cataluña solo puede ser una vía rápida al caos, la guerra y el sufrimiento.

Es la vía kosovar.

Agustín Guillamón

Barcelona, 20 de diciembre de 2018


Texto extraído de:

https://serhistorico.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *