Folleto: 8 de marzo contra el Capital y otros textos

DESCARGA FOLLETO PDF

Compilación de textos publicados en el boletín “la oveja negra” y panfletos repartidos en la ciudad de Rosario.

El primer acto del 1ro de mayo en Rosario y Virginia Bolten
Memoria: La voz de la mujer
Las hogueras aún no se apagaron
Des-memoria: Homenaje estatal a Virginia Bolten
Hablando con las paredes: «Mi cuerpo es mío»
Memoria: Pepita Gherra… La voz de la mujer
Cultura machista y victimización
8 de marzo contra el Capital
Hablando con las paredes: «Mujer bonita es la que lucha»
Palabras de lucha hacia la raíz
Nos están matando
Hablando con las paredes: «…»
¡Abajo el trabajo doméstico!
¡Higui a la calle!
Memoria: «вниз с войной!»
La cultura de la violación
8 de marzo: Paro Internacional de Mujeres
Algunas reflexiones en torno al 8m 2018

[Panfleto] Algunas reflexiones en torno al 8M 2018

Este 8 de marzo parece ser distinto a los de algunos años atrás: se reivindican algunas recientes conquistas consideradas fundamentales y se prometen otras tantas, nuevas y briosas. Es cierto que hace menos de una década la sociedad se hallaba rememorando esta efeméride como una celebración de la femineidad tradicional, alentando al consumo y a la reafirmación del estereotipo de la mujer cosificada y sumisa mediante regalos frívolos y demás artilugios mercantilistas. En aquel entonces nos hallábamos muy lejos de un llamado al cese de actividades productivas, como impulsa la consigna de este año, pero ¿realmente queremos que este sistema siga, ya sea con o sin nosotras? Nos parece muy necesario, dada la importancia del movimiento social que se generó para cambiar las condiciones de vida de las mujeres, repensar y criticar el contenido de estas luchas. No por el gusto de la crítica en sí, sino para que el movimiento tome fuerza y se profundice, para no caer en las viejas canalizaciones de la ideología dominante, en las reformas que cambian algo para que todo siga igual. Nos queremos enfocar entonces en el contenido que está en el fondo de la movilización y el paro internacional de mujeres.

Sigue leyendo

Boletín La Oveja Negra #48

-La cultura de la violación. [Sobre el deseo de venganza en tanto que disciplinamiento, sobre como la violación, supuestamente, combatiría la violación.] -Rosario se pone la gorra: Presente continuo. [Estos últimos meses el sistema represivo afirmó con cada vez más fuerza su función en la ciudad.] –¡De norte a sur luchemos por la revolución social! [Sobre las luchas sociales en Santa Cruz. Resfríos. Enfermedad y Capital en los comienzos del invierno.] S.O.S. [Acerca de las portesta por la baja del presupuesto en ciencia y educación, sin la necesaria crítica de la ciencia ni la educación.]

 PDF: “La Oveja Negra #48”

Virtudes femeninas. Crisis del feminismo y management postmoderno – Robert Kurz

http://definicion.mx/wp-content/uploads/2015/03/Feminismo.jpg

[Traducido por Agintea Hausten. Publicado originalmente en la revista Exit!]

Si damos por bueno el mito bíblico de la creación, la mujer fue creada por Dios a partir de una costilla quitada al hombre. Esta visión patriarcal es sin embargo ambigua: por una parte, ciertamente, la mujer no es concebida más que como producto derivado del hombre; pero por otra, el hombre es herido por la “disociación”(1) de lo femenino y sufre un sentimiento de pérdida. Por supuesto, el problema no se sitúa en el plano anatómico. La “pequeña diferencia” que los niños descubren muy pronto sobre sus cuerpos no dice nada esencial sobre la forma en que los roles sociales y culturales son atribuidos en función del sexo. La dominación masculina (el patriarcado) no deriva de características biológicas sino que constituye al contrario un aspecto determinante de la forma social y resulta en consecuencia de procesos históricos.

El patriarcado no es una fatalidad. A lo largo de la historia, numerosas sociedades han conocido una relación más igualitaria entre los sexos. Por añadidura, la etnología comparada nos enseña que tanto los “caracteres” sociales o psíquicos que nos parecen hoy, con toda evidencia, “típicamente femeninos” o “típicamente masculinos”, pueden verse distribuidos de una manera completamente diferente en otras épocas, bajo otras estructuras sociales y otros modos de producción. Sigue leyendo