Tiempo de Ira en Radio FK #5: Cuadernos de Negación

En el presente podcast presentamos los Cuadernos de Negación mediante una entrevista que realizamos a una compañera integrante del proyecto. Hablar de estos materiales nos hace reflexionar sobre los textos de crítica y balance revolucionario, sobre la función que cumplen y la dinámica social que los necesita para vislumbrar nuevos bríos en la lucha contra esta realidad opresiva y destructora de todo lo humano.

Link: Radio FK

Anábasis Radio QK #117: Josep Rebull

Agustín Guillamón nos introduce a la trayectoria de Josep Rebull (1906-1999), destacado militante del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) que desarrolló una aguda crítica a la actuación de esta organización en la Revolución Española y una importante labor teórica en torno a la problemática del poder, de los comités, de los consejos obreros y del partido marxista. Para Rebull, “hubiera sido mejor que a los militantes del POUM se nos ejecutara por revolucionarios ante un pelotón de fusilamiento que haber sido juzgados por traidores a la República”. Agustín dedicó dos números de Balance a este personaje, recientemente recopilados y ampliados en un libro de la editorial Descontrol.

Link: Anábasis Radio QK…

Revista Germinal N°1 – Contra la democracia

Desde la región ibérica, recibimos, publicamos y alentamos la difusión:

-Coyuntura. -Podemos: manual de instrucciones. -Los muros de la democracia. -Oriente Medio: ISIS, democracia y otras formas de barbarie. -Principios. – Contra la democracia. -El partido como Estado. -El partido como clase. -Hilo Histórico. -¿Antifascismo?. -Recensión. -«Portugal: ¿una revolución imposible?» -La Velvet: 50 años de individualismo. -Comunidad de lucha. -GCI: «Notas sobre la democracia».

PDF: “Revista Germinal N°1”

Las barricadas deben ser retiradas – Paul Mattick

1937; El fascismo de Moscú en España

El 17 de mayo de 1937 la C.N.T.-F.A.I. de Barcelona emitía la siguiente orden: “¡Las barricadas deben ser retiradas! Las horas de crisis han pasado. Hay que restablecer la calma. Pero están circulando rumores por la ciudad que contradicen los informes de una vuelta a la normalidad como la que ahora estamos ordenando. Las barricadas están contribuyendo a esa confusión. Ya no necesitamos las barricadas ahora que la lucha ha acabado. Las barricadas no tienen objeto ahora, y la continuación de su existencia puede dar la impresión de que deseamos volver al anterior estado de cosas —y eso no es verdad. Camaradas, cooperemos en el total restablecimiento de la vida civil normal. Todo lo que la impide volver a la normalidad debe desaparecer.”

Y entonces comenzó la vida normal es decir, el terror de los fascistas de Moscú. El asesinato y el apresamiento de los obreros revolucionarios. El desarme de las fuerzas revolucionarias, el silenciamiento de sus periódicos, emisoras, la eliminación de todos los puestos que habían alcanzado con anterioridad. La contrarrevolución triunfaba en Cataluña, donde, como aseguraban a menudo los líderes anarquistas y del POUM, se avanzaba hacia el Socialismo. Las fuerzas contrarrevolucionarias del Frente Popular fueron bien acogidas por los líderes anarquistas. Las víctimas aclamaban a sus verdugos. “Cuando hubo un intento de hallar una solución y restablecer el orden en Barcelona”, leímos en un boletín de la C.N.T.: “la C.N.T. y la F.A.I. fueron las primeras en ofrecer su colaboración, fueron las primeras en pedir el alto el fuego e intentar la pacificación de Barcelona. Cuando el Gobierno Central asumió el orden público, la C.N.T. estuvo entre las primeras organizaciones que pusieron a disposición de los representantes del orden público todas las fuerzas bajo su control. Cuando el Gobierno Central decidió enviar fuerzas armadas a Barcelona con el fin de controlar las fuerzas políticas que no obedecían a las autoridades públicas, la CNT fue una vez más la única en ordenar a todos los distritos facilitar el paso de aquellas fuerzas, para que pudieran llegar a Barcelona y restablecer el orden.” Sigue leyendo