Temperamento Radio #23

Temperamento

Publicaciones: La Oveja Negra -Cuadernos de Negación 10. -Actualidad regional: – Glifosato en el Paraná. -Internacional: -Violencia Policial en Río -Golpe Militar en Turquia – Ataques terroristas y suicidas – Racismo y el Brexit. -Puño y Letra. Bibliografia sobre la Revolucion Española. -Musica homenaje a Revolucion Española Nos acompañan: El violinista del amor & los pibes que miraban – Femmes Anarchistes – Sin Dios – El Cabrero –

Link: Temperamento Radio #23

La mercancía explicada a mis hijos

https://derepentecresci.files.wordpress.com/2011/08/consumista.png

[Traducido por Agintea Hausten. Publicado en el nº 4 de la revista Sortir de l’économie]

Comprar y vender son actos extremadamente banales hoy, realizados cotidianamente por todo el mundo, todas las empresas y en todos los países. Por tanto, unos ejemplos de otras civilizaciones nos muestran que esta manera de actuar podría ser poco frecuente o reservada a ciertos casos. De hecho, intercambiar, comprar o vender nos parece natural porque es un acto tan extendido que no nos hacemos más preguntas al respecto.  Sin embargo, mirándolo más de cerca, hay muchas cosas que descubrir bajo su apariencia.

Aquello que se intercambia durante una compra o una venta, es una mercancía. Una mercancía es una cosa, un objeto o un servicio. El comprador desea adquirirla por no saber o no poder hacerla él mismo. El vendedor no la necesita directamente sino que la ha producido con el único fin de venderla.  Aquél que la compra ve por tanto la mercancía desde un punto de vista diferente que aquél que la vende: el que compra la mercancía se interesa por el uso que tendrá así como el que la vende se interesa por el precio que obtendrá. Sigue leyendo

Virtudes femeninas. Crisis del feminismo y management postmoderno – Robert Kurz

http://definicion.mx/wp-content/uploads/2015/03/Feminismo.jpg

[Traducido por Agintea Hausten. Publicado originalmente en la revista Exit!]

Si damos por bueno el mito bíblico de la creación, la mujer fue creada por Dios a partir de una costilla quitada al hombre. Esta visión patriarcal es sin embargo ambigua: por una parte, ciertamente, la mujer no es concebida más que como producto derivado del hombre; pero por otra, el hombre es herido por la “disociación”(1) de lo femenino y sufre un sentimiento de pérdida. Por supuesto, el problema no se sitúa en el plano anatómico. La “pequeña diferencia” que los niños descubren muy pronto sobre sus cuerpos no dice nada esencial sobre la forma en que los roles sociales y culturales son atribuidos en función del sexo. La dominación masculina (el patriarcado) no deriva de características biológicas sino que constituye al contrario un aspecto determinante de la forma social y resulta en consecuencia de procesos históricos.

El patriarcado no es una fatalidad. A lo largo de la historia, numerosas sociedades han conocido una relación más igualitaria entre los sexos. Por añadidura, la etnología comparada nos enseña que tanto los “caracteres” sociales o psíquicos que nos parecen hoy, con toda evidencia, “típicamente femeninos” o “típicamente masculinos”, pueden verse distribuidos de una manera completamente diferente en otras épocas, bajo otras estructuras sociales y otros modos de producción. Sigue leyendo

Nacionalismo y socialismo – Paul Mattick (1959)

https://3.bp.blogspot.com/-mPdSIG1U0O4/T_KfeC9GxhI/AAAAAAAAEB8/KvxQkqannkg/s1600/4-1024x682.jpg

[Traducido por Agintea Hausten]

Las naciones, si bien son “tejidas” por la ideología, por las condiciones objetivas, o por la habitual combinación de ambas, son productos del desarrollo social. Ya no tiene ningún sentido defender o condenar el nacionalismo a priori, defender o condenar el tribalismo o, dado el caso, un cosmopolitismo ideal. La nación es un hecho para ser sufrido o disfrutado, por el que luchar a favor o en contra de acuerdo a las circunstancias históricas y a las implicaciones de estas circunstancias para poblaciones variadas y las diferentes clases dentro de esas poblaciones.

El estado-nación moderno es tanto producto como condición del desarrollo capitalista. El capitalismo tiende a destruir tradiciones y peculiaridades nacionales extendiendo su modo de producción por todo el mundo. Pero aunque la producción capitalista controle la producción mundial y aunque el “verdadero” mercado capitalista sea el mercado mundial, el capitalismo surge en algunas naciones más tempranamente que en otras, encontrando condiciones más favorables aquí que allí y siendo más exitoso en un lugar que en otro. De este modo se combinan los intereses del capital con las necesidades nacionales particulares. Sigue leyendo